La Iglesia anuncia acción legal si se aprueban más causales de aborto

853
El arzobispo de Quito y primado de Ecuador, Alfredo Espinoza, y Danilo Echeverría (i), obispo auxiliar de Arquidiócesis y presidente del ámbito de vida y familia de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, hablan este martes en conferencia de prensa en Quito (Ecuador). Espinoza solicitó en la Conferencia Episcopal Ecuatoriana a los asambleístas que "no manchen sus manos de sangre, que no voten a favor de un crimen”, esto ante la posible ampliación de causales para el aborto por violación que se debatirá hoy en la Asamblea Nacional. EFE/José Jácome

El Arzobispo de Quito, Alfredo Espinoza anunció este martes que la Conferencia Episcopal Ecuatoriana analiza emprender acciones legales si se aprueban nuevos supuestos para abortar en el país, como en caso de violación, y que debate la Asamblea Nacional.

“Ninguna ley que legalice la muerte de un ser humano indefenso puede ser ética (…) si la aprueban será legal, pero nunca dejará de ser letal”, sentenció Espinoza en una comparecencia ante los medios en la Curia municipal.

El arzobispo, no detalló qué medidas jurídicas estudian en la Conferencia Episcopal en caso de que se apruebe una nueva legislación.

Ante la afirmación de la presidenta de la Comisión de Justicia del Parlamento, Ximena Peña, que el pasado viernes aseguró que la propuesta de ley cuenta con el respaldo de al menos 75 de los 137 legisladores de la Cámara, el arzobispo dijo que se pueden decir muchas cosas, pero “vamos a ver si los tienen”.

“Debemos trabajar en la prevención y en el cuidado de las niñas y jóvenes de nuestro país”, según Espinoza para quien “defender la vida no significa encubrir a los violadores ni amparar las violaciones”.

Por su parte, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Quito, Danilo Echeverría, señaló que “todas (las causales que permitirían el aborto) tienen como meta acabar con la vida de un ser humano en el vientre de su madre”.

El prelado aseguró tener fundamentos “antropológicos” para sustentar su postura y calificó de “inviable” la propuesta de ley que busca reformar el Código Orgánico Integral Penal (COIP) para despenalizar el aborto por violación, entre otras causales, y que será sometido a una votación previsiblemente el miércoles en el Parlamento.

Echeverría anunció una vigilia a las afueras de la Asamblea Nacional y la celebración de misas y adoraciones al objeto de “sensibilizar” a la población y persuadir a los asambleístas.

El obispo aprovechó la oportunidad para rendir cuentas acerca del programa “SOS Mamá”, impulsado por la Arquidiósis de Quito, que dijo, ha ayudado a “más de 7.000 mujeres” a que tengan a sus hijos.

En Ecuador el aborto es legal solo cuando se encuentra en riesgo la vida o la salud de la gestante y cuando se presenta un embarazo resultado de una violación a una mujer con discapacidad mental.

El representante de Human Rights Watch (HRW) para las Américas, José Miguel Vivanco, explicó recientemente a Efe que existe una amplia doctrina y jurisprudencia internacional que establece como una seria vulneración de los derechos humanos el obligar “a la mujer a continuar su embarazo cuando ha sido víctima de una violación”, acción que “avasalla y atropella su dignidad”.

“Esta es una carga abrumadora e insoportable que no es propia de una sociedad democrática”, se quejó Vivanco.

América Latina y el Caribe es la única región del mundo donde los partos de menores de 15 años aumentaron.

Más de 20.000 niñas menores de catorce años parieron en Ecuador entre 2008 y 2018, de acuerdo a datos oficiales.

Según las ONG que trabajan sobre la materia, todas fueron atendidas en el sistema de salud y la única respuesta que recibieron fue la de continuar el embarazo y su consiguiente maternalización.

El 80 por ciento de los casos fueron fruto de abusos sexuales en el entorno familiar, en la escuela o en su comunidad religiosa. EFE