Decisión humanitaria

775

La migración es un hecho común al ser humano a lo largo de la historia. Las razones son diversas, pero hay un elemento común: mejorar las condiciones de vida. Este fenómeno se intensifica si es que en el país del que proceden los migrantes se dan condiciones de inseguridad como guerras civiles, gobiernos totalitarios o casos de extrema pobreza por condiciones naturales. En Europa han confluido diversos factores como la violencia extrema en oriente medio, tiranías y abusos de poder, y en algunos sectores de África hambruna extrema. Los países a los que llegan los migrantes, o aspiran llegar, ofrecen mejores condiciones, pero en algunos casos, su excesivo número puede generar problemas de diversa índole.
El caso Venezuela es insólito. Que más del diez por ciento de la población de un país con las mayores reservas de petróleo del mundo haya tenido que abandonar el país en condiciones limitadas por vía terrestre no es comprensible. La ineptitud de la dictadura disfraza de democracia ha hecho que, en lo económico, ese país haya batido el record mundial en inflación no tiene sentido, al igual que la carencia real a bienes de consumo y de salud explica lo invivible, peor aún si se añade un autoritarismo que persigue a los que disiente del gobierno coartando todas las libertades y usando una fuerza de represión inhumana.
A nuestro país ha llegado un número sin precedentes en condiciones económicas en extremo limitadas, pero además Ecuador es tránsito para países del sur, sobre todo Perú. La decisión del gobierno de crear un corredor humanitario para los que van al sur, consideramos que merece ese calificativo. La solidaridad es fundamental en muchos casos y, de manera especial en el que comentamos, ya que careciendo los que están en esa situación de medios económicos para transportes más costosos, se está facilitando a personas de limitados recursos económicos y no a opulentos que sacan cuantiosas sumas de dinero.