La vía que debía entregarse expedita hace siete años

En diciembre se cumplirán 10 años desde que iniciaron los trabajos en la carretera que une Azuay y Morona.

1730
Una de las zonas que más ha generado complicaciones en la vía es el Ingamullo II, en donde se está actualmente trabajando.

El 2009 fue un año de buenas noticias para Morona Santiago y Azuay: se firmó un contrato para intervenir la vía Gualaceo-Plan de Milagro-Limón. La intervención supondría el mejoramiento de la conexión, sobre todo económica, entre el austro y la región amazónica.

En un principio, la inversión que se debería hacer era de un poco más de 26 millones de dólares, y la obra, que empezó en diciembre, a través de la constructora Hidalgo-Hidalgo, debería finalizar en un año, tres meses; es decir, en el 2012 se estrenaría una carretera como las que hay en el centro y norte del país.

En 14 semanas habrá pasado 10 años, y en ese lapso de tiempo, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) tuvo que terminar el contrato con Hidalgo-Hidalgo, empresa a la que se entregó un poco más de 40 millones de dólares, porque no se cumplió con lo programado. Para suplir la falla, el ministerio contrató al consorcio Gualaceo Limón en diciembre de 2013 para que culmine los trabajos.

En un comunicado publicado por el MTOP, día en que se firmó el contrato con el consorcio, está escrito una “puntualización” hecha por Fabián Pérez, director provincial de Azuay de aquel entonces:

Nuestro lema es terminar toda obra que empezamos; por lo tanto, la ciudadanía debe tener la plena confianza de que en un año contará con esta carretera en perfecto estado para el tránsito y transporte terrestre”.

Es decir, en diciembre de 2014 la vía debía estar expedita. Sin embargo, seis meses después (junio de 2015) se terminó el contrato por mutuo acuerdo. El consorcio había alegado meses atrás que necesitaba más plazo por la “falta de información topográfica oportuna que impidió un avance normal de los trabajos”. En el tiempo que estuvo el consorcio se gastaron seis millones de dólares.

Un año y medio después, en noviembre de 2016, el MTOP volvió a suscribir un contrato con la compañía Hidalgo-Hidalgo para que en 21 meses, a un costo de 55.900.476, 64 dólares, se finalice la obra.

“Diciembre”

Ha pasado un año desde que se cumplió el tiempo en que debía ya estar la obra lista, pero el martes 10 de septiembre pasado, funcionarios del MTOP, en Gualaceo, dijeron, ante unas 500 personas que se reunieron con los prefectos de Azuay y Morona Santiago, que los trabajos finalizarán en diciembre próximo.

Los asistentes expresaron su rechazo y aseguraron que “ no creen” en los ofrecimientos del Estado con todos los antecedentes. Por su parte, el prefecto del Azuay, Yaku Peŕez, explicó que pidieron a la Contraloría General del Estado que investigue los montos para la vía, que un principio era de 26 millones de dólares, y hasta la fecha se ha triplicado el costo final. (AWM)-(I)