Créditos externos y reformas

415

Varios sectores del país, como el Financiero y el Industrial, urgen al Gobierno Nacional y a la Asamblea el trámite y aprobación de los paquetes de reformas tributarias, laborales y otras que constan dentro de los condicionamientos formulados por el Fondo Monetario Internacional, como garantía para la concesión de los créditos aprobados por el organismo multilateral y que se desembolsan paulatinamente, para aliviar la situación económica que atraviesa el país.
Es evidente que el FMI se encuentra monitoreando periódicamente el comportamiento del Ecuador, de cara a las reformas que se han planteado, con el objeto de dinamizar la economía, nivelar el déficit presupuestario y además honrar la deuda mediante los pagos que el Ecuador debe realizar ante los organismos crediticios internacionales. Los sectores industrial y financiero observan con preocupación lo que califican de “parsimonia” del Ejecutivo y la Asamblea Nacional en la aprobación de los citados paquetes de reforma, que a su criterio ya debieron ser aprobados para la reactivación económica del país, la generación de empleo y atraer capitales internacionales.
Tanto el Gobierno como el Parlamento Nacional prefieren andar con “pies de plomo” en cuanto a los paquetes de reformas esperados, ya que deben enfrentar a una serie de criterios opuestos a esas reformas, principalmente los sectores laborales, que cuestionan las reformas laborales por aprobarse a las cuales califican de un verdadero retroceso en materia de salarios y estabilidad de los trabajadores.
Lo más grave quizá que debe enfrentar el Régimen y la Asamblea Legislativa, tiene relación con la política tributaria, ya que el FMI recomienda incrementar las recaudaciones, vía impuestos, lo cual de hecho repercutiría en un encarecimiento en los niveles de vida de los ecuatorianos. Que son “sacrificios necesarios”, argumentan quienes exigen la pronta aprobación de los paquetes de reformas.