16 alfareras mantienen la tradición

811
Gran cantidad de personas asistieron ayer al VI Festival de la Alfarería en San Miguel de Porotos. Se expusieron diferentes objetos, muchos, los adquirieron los asistentes al evento que llegaron incluso de la provincia del Azuay.

Se expusieron recipientes de grandes proporciones, incluso con cerca de 300 años de antigüedad.

“Las nuevas generaciones, no practican la alfarería, y pocos, especialmente los viejitos la efectuamos en la parroquia”, indicó María Ángeles Vélez, de 71 años de edad, quien es una de las 16 artesanas que aún mantienen vivo este oficio, y que ayer, participaron del VI Festival de la Alfarería en San Miguel de Porotos, del cantón Azogues.

Manifestó un poco tímida, ya que fue la primera vez que en los más de 60 años dedicados a la alfarería que la entrevistaron los medios de comunicación, que el oficio es complejo porque, primero obtiene el material (tierra) de las minas de la parroquia, para luego, continuar con un arduo proceso que implica moldear y elaborar las vasijas y más figuras con la técnica del golpeado.

Recordó que hace años atrás su comunidad Jatupamba resaltaba del resto de sectores de la parroquia por la elaboración de las vasijas, pero ahora “ya casi no existen las alfareras ahí porque han fallecido y sus hijas no siguen con dicho arte. La alfarería no desaparece gracias a las comunidades Pachapamba e Ingapirca Chico”.

Este criterio de Vélez, lo compartieron ayer la mayoría de alfareras, quienes resaltaron el trabajo de la Junta Parroquial de San Miguel de Porotos, que busca la manera de crear espacios para la comercialización de los objetos, siendo uno de estos, el festival.

Asistentes

En el evento que contó con el apoyo del Municipio de Azogues, asistieron gran cantidad de personas incluso de algunos cantones de la provincia vecina del Azuay para conocer un poco más de la historia de San Miguel de Porotos, a través de la alfarería. Muchos, incluso adquirieron algunas piezas a costos desde los tres dólares en adelante.

Iván Riera, de la ciudadela Jaime Roldós de la ciudad de Cuenca, indicó que por invitación de “unos de compañeros de trabajo oriundos de San Miguel, asistió al festival. Me pareció espectacular, esto se ve muy poco en Cuenca, sobre todo, por el valor artesanal que tiene”.

De su lado, Aida Rodríguez, del sector “Y” del Cebollar también de Cuenca, señaló que el año que pasó ya asistió al festival, y nuevamente lo hizo para comprar recipientes que adornen su casa. Indicó que los costos son muy diferentes a los de la Plaza Rotary en Cuenca, “más que todo, porque compramos a las propias artesanas”.

Objetivo

Manuel Ortiz, presidente de la Junta Parroquial de San Miguel de Porotos, dijo que la alfarería es un “ícono ancestral de la parroquia que tratamos de preservar y fortalecer”. Indicó que el objetivo es que crezca el número de alfareras, especialmente que la juventud se dedique al oficio.

De su lado, Romel Sarmiento, alcalde de Azogues, expresó que el Municipio tiene entre sus principales políticas, apoyar la cultura y el arte. Resaltó que las alfareras de San Miguel de Porotos son parte de la identidad de Azogues. (BPR)-(I)