Testimonio de paciente de Cuenca que usa cannabis va a documental

3692

Jorge Gavilanes Saltos tiene 81 años, vive en Cuenca, padece de cáncer y es uno de los pocos pacientes oncológicos del Ecuador que tiene autorización para consumir medicina a base de cannabis, también conocida como marihuana.

Toma, en microdosis, un jarabe de esta planta, administrado por Bernard Lee, médico especialista de Estados Unidos (EE.UU.) y uno de los primeros en obtener la certificación del Departamento de Salud de Nueva York para estos tratamientos.

El testimonio de Gavilanes será parte de un documental promovido por Cannabis Cultural Association, de EE.UU., una organización que busca el acceso a esta sustancia medicinal y su uso en adultos con enfermedades.

Gavilanes recibió esta semana la visita de dos documentalistas estadounidenses Matthew Madonna y Julian López, de la productora Shoot Madonna, que publicará el filme en 2020. Será en español con subtítulos en inglés.

Nelson Guerrero, joven de 28 años, es el director ejecutivo de Cannabis Cultural Association y nieto de Gavilanes. Fue él quien convenció a su familia para que su abuelo se someta al tratamiento con cannabis. Trabaja con Jacob Plowden.

El documental será grabado en localidades como New York, Cuenca, Cotacachi y Quito y contendrá historias de pacientes con graves enfermedades que han conseguido mejorar su calidad de vida gracias a esta medicina.

Hay más de 30 años de ciencia en esto, los países como Israel, Estados Unidos y Canadá han hecho grandes estudios con todos los beneficios… Específicamente en cáncer ha tenido grandes resultados…”, detalló Guerrero.

A decir de Guerrero en el país del norte actualmente hay más de 3.000 pacientes registrados para utilizar medicamentos de cannabis. Igualmente una lista de locales están autorizados para la producción y comercialización.

Gavilanes contó que en 2001 le detectaron un cáncer a la próstata y tras una larga cirugía le fue extirpado. Por 15 años la enfermedad desapareció, pero en 2015 se reactivó y ahora está en su pecho.

En Ecuador los médicos le recomendaron hacer radioterapia y le dieron máximo un año de vida. No aceptó el tratamiento y decidió viajar a EE.UU., para pedir un nuevo diagnóstico, pero también le recomendaron quimioterapias.

Todos mis amigos que han sufrido de esta enfermedad y han hecho quimioterapia han muerto, y ya no quise eso… Entonces optamos por el tratamiento con cannabis y he logrado mantenerme bien…”, señaló.

El cannabis le ha ayudado a eliminar los dolores, tener apetito y dormir el tiempo recomendable, con lo que su calidad de vida ha mejorado para sobrellevar esta afección en su salud. (CSM)-(I)

OPINION MEDICA

Lauro López, médico y fundador del Centro de Tratamiento del Dolor, en Cuenca, explicó que se debe tomar muy en cuenta que hay como 200 clases de cannabis y que solo algunas sirven para el dolor, pues otras son euforizantes o narcotizantes.

López señaló que en Colorado, en los Estados Unidos (EE.UU.) ya hay laboratorios y cultivos reglamentados para hacer medicamentos de cannabis, y que se ha demostrado científicamente que sirve para el dolor neuropático.

Detalló que este tema no debería convertirse en tabú, puesto que actualmente ya se utilizan y están en el mercado gran cantidad de medicamentos morfínicos, que están por encima de la toxicidad y dependencia que pueda producir el cannabis.

PARTE LEGAL

Lourdes Cuesta, asambleísta por la provincia de Azuay, explicó que la próxima semana la Asamblea Nacional votará sobre la despenalización del uso medicinal del cannabis, en el Código Orgánica Integral Penal (COIP).

Una vez despenalizado esto, dijo Cuesta, recién podrá votarse el Código Orgánico de la Salud, que es el que regula la utilización del cannabis para fines médicos. Además con este cuerpo legal se buscar vigila la siembra, permisos y comercio.

Ha habido mala información alrededor de esto, porque se habla de que se está despenalizando la marihuana y no es así, lo que se está haciendo es hablar de cannabis con uso terapeútico, lo que es completamente diferente…”, refirió.