Confección tradicional de trajes disminuye en un 50%

Variedad, economía y tiempos de espera han contribuido para que las industrias ganen terreno

447
Erika Aucapiña confecciona un terno en los talleres del local “ Trajes Aucapiña”. LCH

Mandar a confeccionar trajes y demás artículos de vestir es una costumbre que se ha reducido en los últimos años en al menos un 50%, debido a la fuerte competencia que suponen las industrias que los elaboran de forma masiva.

La variedad y economía que ofrecen las prendas elaboradas por las industrias son un fuerte atractivo para los consumidores. Estos consideran que a estos factores se suma la rapidez para adquirir el producto.

El precio para confeccionar un traje varía entre 140,00 y 280,00 dólares, y el tiempo de elaboración puede tardar hasta tres días, según algunas referencias que recogidas en algunos locales del Centro Histórico de Cuenca.

Algo en lo que coinciden los sastres entrevistados es que la calidad de las prendas es algo que no puede garantizar la industria, tampoco el que los trajes sean hechos al gusto y a la medida de los clientes.

Según comentó Wilmer Ávila, sastre, antes se confeccionaba aproximadamente 40 trajes cada mes. Actualmente esta cifra se ha reducido a 20.

Los que saben vestir, siempre prefieren lo bueno, porque las grandes industrias hacen cosas desechables. Hay clientes que son fijos y que les gustan las cosas bien hechas”, precisó.

Por su parte, Mónica Moscoso, quien visitaba Almacenes Lira, sostuvo que prefiere comprar telas cuando se trata de hacer decoraciones en el hogar. Así, por ejemplo, compra telas para hacer cortinas. Por otro lado, en cuanto a vestimenta, indicó que maneja tanto la opción de mandar a confeccionar la ropa como la de comprar la ya confeccionada.

Hay cosas que están hechas y que salen mucho más baratas que mandarlas a hacer. También hay casos en los que se manda a confeccionar ropa y resulta que no sale como uno espera. En todo caso, la economía es la que manda”, manifestó.

Por su parte, Esther Morocho, quien confecciona varios artículos, refirió que los precios en las telas han incrementado, sobre todo en las que se importan desde Colombia, por lo que mencionó que prefiere comprarlas directamente en las fábricas, o de lo contrario ropa ya confeccionada. (LCH)-(I)