Hoy no circula…

Mario Jaramillo Paredes

427

Prohibir el uso de carros, para evitar congestión, es como que se prohíba comer, para evitar el hambre. Eso es lo que se hace en Quito, con el sistema “Hoy no circula” y que ojalá nunca se haga aquí, porque muestra la incapacidad de solucionar los problemas urbanos.
Reemplaza al sistema Placa y Pico. La nueva administración hace lo mismo que criticaba, pero en forma más rígida y cambiando de nombre. Acude a la estrategia de que la gente crea que cambiando el nombre, cambia la realidad de las cosas. Como llamar centros de rehabilitación social a las cárceles, ppls a los presos o, revolución a cualquier pendejada, para usar la frase del presidente Moreno refiriéndose a la revolución ciudadana.
El tema de fondo es la incapacidad de dar una solución al problema del tránsito vehicular. Y, como no encuentran soluciones, optan por prohibir. Como si, para que no se congestionen los hospitales, se prohibiera enfermarse.
En nuestro país al igual que en otros lugares, la solución está en mejorar el transporte público. Pero, para que ese transporte funcione decentemente, es necesario imponer normas claras que posibiliten un sistema ágil, seguro, puntual y confiable, cualidades que no tiene el transporte público en el Ecuador. Hay que hacerlo con respeto pero sin miedo a los transportistas. Y, como no mejora, la gente que tiene posibilidades usa transporte particular, congestionando calles y avenidas en forma creciente.
Lo que ocurre en Quito, es un ejemplo de lo que no debe suceder en otras ciudades. Un llamado a mejorar sustancialmente el transporte público. (O)