Comandos ecuatorianos entrenan en Israel tras reacercamiento entre países

1080
Foto: militar.org.ua

Fuerzas especiales ecuatorianas se entrenan en Israel en el marco de un reacercamiento discreto entre los estamentos de seguridad de ambos países, que busca la modernización de las Fuerzas Armadas y que restaura, de facto, la estrecha colaboración que tuvieron hace más de dos décadas.

Las fuerzas especiales que están recibiendo entrenamiento son grupos de lucha “antiterrorista”, con el fin de potenciar sus habilidades de cara a amenazas futuras y reforzar capacidades para evitar sucesos como los del año pasado en los que un grupo disidente de las FARC mató a cuatro militares y cinco civiles en una cadena de atentados y secuestros.

“Con el ejemplo de lo que ocurrió, tenemos que prepararnos para el futuro”, dijo en entrevista con Efe el ministro de Defensa de Ecuador, Oswaldo Jarrín, quien precisó que se trata de cursos de “prevención de terrorismo”.

Con ese fin, “unidades elite del Ejército” se entrenan “en España e Israel”, un país este último con el que se habían roto las relaciones de seguridad en 2010.

El deterioro comenzó a raíz del asalto israelí a una flotilla de activistas internacionales que se dirigía a Gaza y se agravó en 2014, con la última guerra entre Israel y el movimiento islamista Hamás, eventos que llevaron al entonces presidente, Rafael Correa, a llamar a consultas a su embajador.

Pero Ecuador vive “ahora un ambiente de cooperación internacional que antes no existía”, según Jarrín, en el que “la política gubernamental es de apertura a los países (..) que corresponden”, y destacó la cooperación con “Inglaterra, España, Israel, EE.UU. y China”.

“Hemos realizado cursos de especialización, estamos formando unidades que nos permitan desempeñarnos en situaciones de crimen organizado que se desarrollen con terrorismo”, precisó sobre los cursos en España e Israel.

Desde los ataques del grupo disidente de las FARC Oliver Sinisterra en la primera mitad de 2018, Ecuador ha volcado todos sus esfuerzos en proteger su frontera norte -para impedir el narcotráfico- y vigilar su espacio marítimo por el que sale la droga, así como la pesca ilegal.

Para ello ha requerido asistencia de diversos países, proceso en el que se enmarca la reanudación de sus relaciones de seguridad con Israel.

“En el último año se ha producido una mejoría en la relación entre nuestro estamento militar y el de Ecuador. Este cambio representa una aspecto más de la mejoría general de las relaciones bilaterales”, confirmó a Efe la Embajada israelí en Quito.

Y agregó que sus relaciones son “históricas”, y que, “a lo largo de los años” han “cooperado en muchos campos, tanto en los civiles como en los militares”.

Otras fuentes oficiales israelíes describieron la existencia de una “floreciente relación” con el país andino, aunque declinaron entrar en detalles por secreto militar y porque se trata de un “fenómeno incipiente”.

Pero destacan que, en el último año, Ecuador ha adquirido sistemas de defensa israelíes por “hasta 30 millones de dólares” y se ha puesto fin a la crisis bilateral durante los últimos siete años del Gobierno de Rafael Correa (2007-2017).

Así lo constata también la ficha de Israel en el Ministerio de Exteriores ecuatoriano: “En la actualidad los temas de cooperación bilateral más relevantes son los relativos al desarrollo agrícola, ciberseguridad y defensa”.

El apoyo en ciberseguridad fue desvelado el pasado abril, después de que Ecuador sufriera un ataque cibernético tras poner fin al asilo del fundador de Wikileaks, Julian Assange, aunque dos meses antes Jarrín ya había notificado que se esperaba un cargamento de municiones desde Israel para las fuerzas en la frontera con Colombia.

La última adquisición ecuatoriana a Israel data de 2009: seis drones de reconocimiento marítimo a las IAI que quedaron inoperativos y cuya rehabilitación fue planteada a Israel, el año pasado, como una suerte de “condición” para cualquier relación futura.

“Están en funcionamiento ya, los pusimos en operación”, confirmó Jarrín.

Después de esa venta, el Ministerio israelí de Defensa decretó un “embargo” a Ecuador ante el temor de que sus sistemas cayeran en manos de Irán a través de la estrecha alianza ideológica que Correa mantenía con Venezuela.

Una restricción levantada recientemente para toda una gama de productos, aunque “sigue vigente para los más clasificados” de tecnología avanzada, según fuentes israelíes.

Canalizado a través de sus Fuerzas Armadas y de empresas privadas, en el reacercamiento ha sido crucial el nombramiento en 2018 de Jarrín, un exgeneral que tuvo formación académica en Israel y que fue director de operaciones en la guerra del Cenepa en 1995.

Tras aquella contienda, aún en medio del embargo internacional a las partes beligerantes, Israel repuso componentes y misiles a Ecuador para sus aviones Kfir.

También ha influido el acercamiento a Washington del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, quien, sin embargo, se abstuvo de convocar al representante israelí a una reunión en abril de 2018 con embajadores extranjeros para pedirles ayuda por el deterioro de la seguridad en la frontera norte.

Con Israel, las diligencias fueron mucho más discretas, pero “no son pocos” los representantes israelíes de la seguridad que han visitado Ecuador este último año o que, incluso, han habilitado algún tipo de representación en Quito.

Un ejemplo, y no es el único, fue la participación de una docena de firmas israelíes en la modesta “Primera Feria de Desarrollo Tecnológico para la Defensa”, celebrada en junio en la Universidad de las Fuerzas Armadas-ESPE. EFE

elb/db/jcg/dmt

(foto)(video)