Seis migrantes del Cañar han fallecido en el 2019

1863
Raúl Abad, coordinador zonal 6 del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, informó sobre los casos conocidos en lo que va del año de migrantes muertos y desaparecidos.

Se prevé que, en tres semanas, se termine el proceso para la repatriación de dos cuerpos.

En lo que va del año, un total de 20 migrantes han fallecido y 25 se encuentran como desaparecidos, entre ellos, los que han intentado viajar a los Estados Unidos, anunció Raúl Abad, coordinador zonal 6 del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana. Los compatriotas proceden de diferentes cantones de las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago.

Dicha información corresponde a los casos conocidos desde enero hasta la fecha (10 de septiembre) por la Cancillería, principalmente de la ciudad de Azogues. De los casos de muerte citados, siete se han resuelto, otros siete están en proceso, y seis han desistido la repatriación de los cuerpos.

Del total de fallecidos, 13 son de Azuay (mayoría de los casos del cantón Cuenca con siete), seis de Cañar, y uno de Morona Santiago (cantón Limón).

En lo que respecta a los casos de la provincia del Cañar, dos corresponden al cantón Biblián, dos a Suscal, uno a Cañar y uno a Azogues. Abad manifestó que se prevé que en alrededor de tres semanas se cumpla con la repatriación de dos cadáveres, de los cuales, uno de Azogues y otro de Biblián que fallecieron en la frontera de Arizona.

Sobre el total de desaparecidos, 11 han sido resueltos y 14 en proceso de investigación. De los casos, 15 son de Azuay (mayoría de los casos del cantón Cuenca con ocho), nueve de Cañar y uno de Morona Santiago (cantón Limón).

El funcionario expresó que, de la provincia del Cañar, cinco casos son del cantón Azogues, dos de Cañar, uno de Biblián y uno de Suscal.

Proceso

Manifestó que, si un compatriota sale del país y fallece en el exterior, sobre todo, los familiares ponen la denuncia respectiva, “nosotros iniciamos con el protocolo en los consulados de frontera, esto sea en México o en Estados Unidos, y damos el aviso a la patrulla fronteriza, para que nos ayude en la búsqueda del cadáver”.

Indicó que al tener una sospecha de a quién corresponde un cuerpo, se efectúan exámenes dactilares, “cuando ya no hay las huellas por la descomposición del cadáver, se practica el ADN”.

Expresó que cuando un migrante está desaparecida, de la misma manera, se inicia con un protocolo de búsqueda, “nuestros consulados verifican si no está detenido o se encuentra en los hospitales”. Recalcó que no se puede establecer cuanto duran estos procesos, “porque existen casos que han demorado hasta siete años, dependiendo de la complejidad”.

Sobre la información de ONGS de casos de migrantes, dijo que se respeta mucho el trabajo que cumplen, “pero no compartimos información de estos, ni tampoco les compartimos la nuestra. Nosotros no podemos decir cosas, mientras no verifiquemos los hechos”. (BPR)-(I)

EN VINCULADA                              

Acciones preventivas

Por otro lado, mencionó que mañana desde las 17:30, en la Universidad Católica de Cuenca, sede Azogues, se llevará a cabo el lanzamiento de la segunda etapa del Proyecto de Prevención de la Migración Riesgosa, además de una charla por el Consulado de los Estados Unidos sobre visas bajo la Ley de Inmigración de los Estados Unidos.

Indicó que, en el primer caso, el proyecto tiene como finalidad sensibilizar a los adolescentes de los novenos y décimos años de Educación General Básica de los cantones sobre las consecuencias de migrar, principalmente de forma ilegal.

Dijo que, en el segundo caso, la charla obedece a reducir y eliminar el fraude en los servicios consulares, ya que muchos aprovechan del desconocimiento de las personas para “supuestamente” ayudarlos en la tramitología y llenado de solicitudes.