Los “Méndez” fueron parte del espectáculo que dejó el Amistoso FIFA en Cuenca

Una verdadera fiesta deportiva se vivió anoche con el triunfo de Ecuador frente a Bolivia en el último Amistoso FIFA

923
María Carabalí (2da. Izq) y Marta Méndez (D), madre y hermana de Jhegson estuvieron en el estadio. BST

Los cerca de 16.000 espectadores que acudieron al estadio Alejandro Serrano Aguilar no pudieron ver en acción a los azuayos Brian Heras y Andrés López pero salieron más que satisfechos con el accionar de la Selección Nacional, que en el inicio de la nueva era hacia las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a ‘Catar 2022’ registró dos triunfos consecutivos, frente a Perú (1-0), en Estados Unidos, y ante Bolivia (3-0), anoche en Cuenca. Algunos no escatimaron esfuerzos y pagaron USD 50 la tribuna, USD 10 más de lo normal.

Hace algún tiempo que en el estadio municipal cuencano no se veía la famosa ola, ni se escuchaba el estruendo de las vuvuzelas. El público no se cansó de corear el apellido del director técnico Jorge Célico y, al final, sentenció su alegría con un ‘sí, se pudo’ y un aplauso a los seleccionados bolivianos que generaron oportunidades para marcar pero también tuvieron al frente a un cancerbero Johan Padilla inspirado y que motivó a varios aficionados a que lo apoden la “Bestia”.

En la tribuna sur, la familia de Jhegson Méndez armó su propia fiesta. Padres, tíos, sobrinos y hasta la novia salieron desde el Valle del Chota el lunes a las 19:00 y llegaron a Cuenca el martes a las 06:00. “Para mi es el mejor jugador del mundo, por eso es mi novio”, dijo Alexa Congo, quien apenas pestañaba por ver al actual refuerzo del Orlando City de la Major League Soccer de Estados Unidos.

“El partido está bueno, de película”, celebraba su tío Oscar Méndez. “Con los negritos, sí se puede”, añadía su tía Marlene Riveros, mientras su madre, María Carabalí, no despegaba la mirada de la cancha, aunque se dio un tiempo para compartir una anécdota.

Oscar Méndez (C) y Alexa Congo (D) tío y novia de Jhegson Méndez vibraron con Ecuador en el estadio. BST

“Cuando Jhegson tenía cinco años estaba en el jardín, y como su hermana (Marta) se iba al colegio, él salía siempre a las 05:00 con su mochila y un balón y se daba la vuelta por atrás de las casas que había alrededor, luego jugaba en el corredor de la casa y él mismo se hacía el gol y él mismo se festejaba. Le decíamos que duerma, que es muy temprano, pero no hacía caso y hacia siempre ese recorrido”.

Doña María se dedica a los quehaceres domésticos y el padre del futbolista trabaja en un ingenio azucarero. “Me gustó Cuenca, las fachadas de las casas, el aseo, todo muy bonito”, concluyó la progenitora, mientras el público que estaba a su alrededor quedó afónico de gritar los tantos de Michael Estrada, Junior Sornoza y Gonzalo Plata.

Saúl Mora fue uno de los fanáticos que más disfrutó. Cada vez que los tricolores tocaban el balón, gritaba “ole” y el público le seguía. “Es un grupo que está motivado, que entra con ganas, una nueva generación que se le ve con ñeque, bien puestos, entonces esperemos que salga adelante ¡Viva Ecuador!”.

Luis Escalada y Sergio Ojeda, jugadores del Deportivo Cuenca, tampoco querían perderse un espectáculo que regresaba a Cuenca después de 12 años. “La verdad que nunca fui a un partido de la selección, de ningún tipo de selección y la verdad que la pasé muy lindo. Me gusto mucho la juventud y el funcionamiento del equipo ecuatoriano, así que te deja tranquilo porque a Ecuador lo van a representar bien en un futuro”, dijo el ‘Bocha’ Ojeda. (BST)-(D)