Derechos fugaces

Martina Pérez

136

Han pasado siete años desde que la ONU reconoció a Palestina como Estado observador no miembro y aún sigue vigente el deseo vivaz de una Palestina libre. Entre ataques, muertes, heridos, bombardeos y el menester de una situación más justa, el espíritu palestino está vivo y listo para anunciar que su infancia no se vulnera. HRW entrevistó a tres niños con las edades de 11, 12 y 15 años; quienes fueron acusados de arrojar piedras y participar en incidentes en 2014. El testimonio de los niños refleja el sufrimiento, el miedo, las cicatrices, los golpes, las amenazas y los interrogatorios sin la presencia de sus padres o abogado que causaron la detención con la firma de las fuerzas de seguridad israelíes. Dos niños fueron obligados a firmar confesiones en hebreo, idioma que no entienden. Según Palestina Libre existen niños detenidos que poseen edades que oscilan entre los cuatro y los ocho años. UNICEF informó que “los abusos que sufren los niños que entran en contacto con el sistema de detención militar parecen ser generalizados, sistemáticos e institucionalizados”. Los derechos son fugaces, los niños y niñas palestinos están sufriendo y el mundo está en silencio. (O)