Los saberes de Juan Tenezaca expuestos en una muestra de tejidos

527
Luis Morocho, yerno de Juan, en la demostración del tejido de una faja. XCA

Juan Tenezaca, cañari, “Patrimonio vivo del Ecuador” ya tiene el heredero de sus saberes. Se llama Luis Morocho, su yerno.

Juan no estuvo presente en la apertura de la muestra “Fajas Cañaris” que se presenta en la sala de la planta alta de la Empresa Pública Municipal de Desarrollo Económico de Cuenca EDEC – EP de la EDEC, pero estuvo el discípulo, quien desde el momento que ingresó a ser parte de la familia Tenezaca, en Manzanapata- Cañar, asimiló esos saberes.

La muestra que se presenta en el marco del programa “100% “Hecho a Mano” es una fiesta de colores, de formas, de texturas y se ha instalado de tal forma para ver: tejidos de Cañar como ponchos, bayetas, fajas, tapetes; también tejidos de Azuay, entre ellos las makanas en diversos colores y; desde la perspectiva académica del diseño, carteras, propuestas por docentes y estudiantes de la Facultad de Diseño de la Universidad del Azuay, que desarrolló todo un proyecto de rescate y puesta en valor de la técnica milenaria del tejido plano sobre telar de cintura y marcos.

La Escuela de Diseño Textil se proyectó hacia el estudio y diagramación mediante el registro del procedimiento que implica la elaboración de ala iconografía aplicada en las fajas del Cañar.

Los tejidos de Cañar se realizan desde tiempos pre – incásicos, “Taita Juan”, es uno de los grandes maestros artesanos que ha logrado salvaguardar esta técnica ancestral usando herramientas tradicionales, tinturados naturales de los hilos con flores, plantas, semillas y trenzados especiales”, se explica.

A Luis no le fue difícil aprender las técnicas y saberes de su suegro Juan que ha sido un excelente profesor. Es más, el apego y especialidad de Luis son la elaboración fajas que son más complicadas porque son doble cara, y para demostrar que así mismo es, el joven tejedor demostró en un telar instalado en la sala, cómo ejerce sus saberes.

Los ponchos

Hablar con el artesano es aprender de ponchos amarrados, cuzhmas, caramelos, café; por citar algunos, porque, como dice Luis, “Taita Juan” sabe. Son como 46 nombres de ponchos y colores que hay en Cañar. El poncho caramelo es más colorido que un arco iris; son como ocho colores que le dan una cromática diversa. Toda la gama se logra al momento de urdir, luego de ello se hace el tejido.

Una exhibición que muestra tejidos y telares. Aquí están las técnicas de la lana tejida, los telares, los patrones de la lana en colores vivos. Todo eso es un homenaje a Juan Tenezaca, dice Patricio Zamora, director del INPC. Es uno de los últimos portadores vivos del patrimonio cultural textil cañari. (BSG)-(I).