Los hermanos Rizo y Leonardo Guevara cantan en su propia cancha

Leonado fue el goleador de la 45 edición del Mundialito de los Pobres. Su empatía con las redes hizo cantar a cientos de aficionados

553

Los hermanos Rizo y Leonardo Guevara nacieron para cantar pero a su estilo y en su propia cancha. El uno salió privilegiado con su voz y contagia a multitudes con su música urbana; el otro genera euforia y emoción con sus pies lo que le hizo acreedor al título de goleador de la 45 edición del Mundialito de los Pobres.

Ambos coincidieron en la clausura del certamen interbarrial que proclamó a Simón Bolívar como bicampeón. Rizo, cantante y compositor urbano, participó en el reality ‘Yo me llamo’. Abrió el evento artístico preliminar imitando al pionero del rap en español: Vico C.

‘Leo’ no le pudo observar porque estuvo concentrado con Medio Ejido para la gran final que se jugó horas después y que lo perdió por goleada (10-2). Pero Guevara marcó el segundo tanto de media vuelta y de ‘taquito’.

Con este gol completó 16 en su registro personal y dejó en el segundo lugar a su principal contendor por el título de goleo: William Ochoa, de la Carlos Tosi (15). “Es el esfuerzo y sacrificio de todo el equipo y de la gente que estuvo apoyando siempre, a ellos les debo este reconocimiento”.

Por su acento y fisonomía, ‘Leo’ da la impresión de ser oriundo de la Costa, pero no. “Nací en Cuenca”, señala aunque estudió la primaria en la Unidad Educativa Manuel J. Calle, de El Triunfo, Guayas, por los orígenes de su padre. En cambio su madre es de Azogues. Los estudios secundarios los desarrolló en Cuenca. Empezó en la Unidad Educativa César Dávila y terminó graduándose en la Unidad Educativa Julio Matovelle.

Su relación con la pelota chica empieza en la cancha de uso múltiple de cemento de la Plaza del Arte, en el centro de la ciudad. “Allí aprendí a jugar. Uno de mis referentes es Ramiro Lema. Lo vi jugar, es una leyenda del indor cuencano. Siempre lo he visto como una gran persona, como un ejemplo, me gusta su juego”.

Participa desde hace siete años en el Mundialito de los Pobres. Debutó con Quinta Chica. Luego defendió a El Vecino, Parque Iberia, Los Arupos y en Medio Ejido ya juega tres años. Hasta ahora no ha festejado un título. Es uno de sus sueños como el de ingresar a la Universidad y estudiar una carrera afín al deporte. “Me gustaría ser entrenador. Hay que seguir sembrando para poder cosechar con el tiempo”.

‘Leo’ es el último de cinco hermanos. Tiene 25 años. No es de los jugadores que cree en las cábalas. Lo que si hace previo a partidos es descansar en la casa, escuchar cualquier tipo de música o entretenerse en los video-juegos. “Uno se olvida un poco de la presión y del nerviosismo que uno siempre tiene antes de los partidos”.

Tiene claro que el indor y futsal no dan una estabilidad económica por eso los combina con su trabajo en una distribuidora de repuestos de moto a nivel nacional. En sus momentos libres aprovecha para jugar con el equipo y en el lugar que le inviten. No se mira desempeñando otro deporte. “Todo lo que tenga que ver con la pelota es lo mío, nada más aparte de eso”. (BST)-(D)

LAS FRASES

“Dios hace que todo esto sea posible y gracias a él podemos hacer este deporte. Yo siempre estoy mentalizado en dar lo mejor de mi”.

“Luchen, persigan sus sueños, todo es posible. Todo se puede lograr con esfuerzo, sacrificio y dedicación”.