La crisis de la cultura ecuatoriana: entre la abulia espiritual y el olvido gubernamental

1128
El presidente Lenín Moreno y el ministro de Cultura Juan Fernando Velasco. Foto: Ministerio de Cultura

Texto: Ramiro Urgilés  Córdova.

La  cultura  ecuatoriana  se   desangra  entre  supuestos  gestores  y  gremios  culturales   aburguesados, cafetines  y  grupúsculos   dependientes  de  una  matriz  estatal  subsidiaria, y   de   un   modelo  gubernamental   al  que  en  su  afán  populista,  jamás  le  interesó  el  porvenir  de  la  cultura.  La  verdadera  expresión —aquella que  es  la  evidencia  del  tránsito   histórico  de   los  pueblos,   y   no  la  simple  producción  de  abstracciones  que  se  levantan  sobre  la  arena  del  egoísmo y  el  fango  del  egocentrismo—   atraviesa  un  punto  de  no  retorno.  La cultura  se  encuentra  en  emergencia  y  el  problema  no  es  únicamente  monetario, ni  legal,  es  espiritual  y  propio  de  nuestros  tiempos.

Ernesto  Sábato al  referirse  a  la  crisis  del   hombre  integral  afirmaba  que cada  época   podía  ser   juzgada   por   el  arte  que sus  hombres  gestaran, y  por  sobre  todo  por   la  interpretación  que  el  colectivo  hiciera  de  la  misma.  A  partir  de  la  modernidad                 —y  en especial  con  la  apertura de los  mercados mundiales—   la  cultura  se  desnaturalizó  hasta  el punto  de  ser  considerada  como un  espectáculo   turístico   a  cargo  de  empresarios   y   ambiciosos   curadores,   cartas  de  estatus  a   la  venta  del  mejor  postor,  un  producto  más   de  la  economía  global   destinado  a  alimentar  el  ego  de  intelectuales  de  marfil   asociados  a   los  gobiernos  y  poderes  de   turno.

En  la  misma  línea  de  ideas  vale  la pena  decir que la  híper-fragmentación  de  los  estamentos administrativos (más  de  300  dependencias  burocráticas  de  diversa  índole  a  lo  largo  del  país)  que  se  encargan  del  manejo de  la  empresa  cultural, y  la  desidia por  parte  de  los  dos  últimos   mandatarios  son  una   parte  importante  de  la  actual crisis  y  han  generado   un  profundo  problema  institucional  que  amerita  una  urgente intervención.

El  anterior  régimen  se  publicitaba  como  un   adalid  del   intelecto  y  de  la  expresión  en todos  sus  niveles,  pese   a  ello   durante   más  de  diez  años  el  Ministerio  de  Cultura   recibió  asignaciones que  representan  apenas  un  promedio  del   0.25%  del  presupuesto  estatal, siendo  hasta  la  fecha  una  de  las  tres  carteras  de   estado  con  menor  apoyo  por  parte  del  Estado  central.  El  dramático   promedio se  redujo  al   0.9%   en   el gobierno  de  Lenín  Moreno, es  así  que  para  el  presente  año  se  destinó  un  monto  de  USD 28. 354.826, es decir, un 46,07% menos respecto a la proforma  presupuestaría  aprobada  el  año   anterior.  El  84,3%  de  dicho  valor  se  emplea  en  gasto  corriente  y  en  el  sostenimiento de  un  modelo  burocrático  por  demás  innecesario que se  ha  encargado  de  poner  trabas  a  los  creadores (la  gestión  de  un  proyecto cultural es  45%  más compleja  que  la  media  internacional)  e  impuestos  a  los  ciudadanos;  cerca  del  8%  se  invierte  en  el  plan  anual  de   inversiones  que  hasta  el  momento  no  ha   permitido  la  consolidación de   jóvenes  prospectos,  ni  la  germinación  de   nuevos  talentos, y  apenas  el  6% se  destina  al financiamiento  de  iniciativas  creativas  concretas.

En  el mismo  sentido  la  autonomía que  la  Constitución de  la  República  otorga  a  la  Casa  de  la  Cultura  no  parece  haber  sido  la  fórmula   institucional   adecuada  para  garantizar  adecuadas  condiciones  de  producción, sostenibilidad  y  apoyo  al  quehacer   cultural   en  los  diferentes  estamentos  del  país,  más  bien  se   ha   constituido   en  un  mecanismo  de  estancamiento,  una  vía   hacia  la   falta   de   coordinación nacional y  al  desmembramiento  regional  de  la  cultura,  en  definitiva  el   establecimiento  de  provincias  de  primer   y  segundo  orden  en  materia  de  asignación  financiera.  Es  así  que  de   publicación  de  libros  editados  por   dicho  organismo,  se ha  reducido  en  los  últimos  cinco  años  en  más  del  40%,  las  exposiciones  pictóricas  avaladas  por   el  mismo  en   cerca  del  30%   y  las  muestras  fotográficas  se  han  visto  afectadas  en  más  de  20  puntos   porcentuales, paradójicamente  el  arte  estructural  y  los   performances  se  han incrementado  en más  del  35%.   De  igual forma  el  inadecuado  manejo  cultural  a  nivel  local  contribuye   a  la   inversión  estéril   y   a la  existencia  de   facciones  a  nivel  local.

El  malestar  frente  a  estas  penosas  condiciones  había  crecido  durante  la  primera  mitad  del  año, hasta  que   finalmente   en   un  contexto  de  rechazo  generalizado  la  mañana  del  pasado  7  de  agosto cerca  de  20  asociaciones  y  gremios  artísticos   convocaron  nacionalmente  a  la primera marcha de artistas y gestores culturales. Bajo el lema “La cultura en emergencia”, cientos  de  personas elevaron  su   protesta  al  recio  sol   y  a  la  ciega  mirada  de  la  sociedad  entera,  para exigir  una  mejora  en  las  condiciones  de  trabajo  de   auto atribuidos  obreros  culturales, y  expresar  el  descontento  frente  al  ausentismo  gubernamental  y  el  contenido  de  la   polémica  Ley  de  Cultura.

En una equívoca  reacción  política, el  presidente Lenin Moreno nombró al reconocido cantautor Juan Fernando Velasco como su segundo Ministro de Cultura. Desde  el  inicio  de  sus  funciones  Velasco  ha  tenido que enfrentar   graves  problemas  al  interior  del mencionado   ministerio, el  manejo  de  un  inflado   personal, la  gestión  de  un  reducido presupuesto    y    la   planificación   futura  sobre   la  base   de   Estado   endeudado   y  dependiente  de  la  exportación de   recursos   no  renovables,  sin   duda  serán  los   principales   obstáculos  para  su  cartera.

Somos  testigos  de   una   crisis   que  atraviesa  todos  los  niveles  del   tejido  social  ecuatoriano, somos  la  generación que  usufructúa  la  miseria   de   una   comunidad  que  construye   un    arte  por  completo  alejado   de   los  problemas  fundamentales   de  lo   humano,  un  supuesto  patrimonio   vivo   que   en  su   ceguera (aquella  virtuosamente  descrita   por  Saramago)  se   ha  alejado  de  la   realidad  social   y  de   la  otredad.

Las    posibles   soluciones   se  encuentran  en  por  lo  menos   dos  niveles  de  acción, el  primer  nivel   parece  ser  el  más  complejo   y  corresponde    al  despertar  de   la   conciencia  humana,  la  recuperación   de   lo  primordial   y  metafísico,  que  Heidegger  propugnaba  hace  cien  años.

Por  otra   parte   el   nivel  institucional   requiere  de   un  ajuste  urgente  de  la  ingeniería   constitucional,  por  medio  del  cual  se  edifique  un  modelo  uniforme   y  sustentable   de  administración  de  la   actividad   cultural, que  integre  a  la  nación entera  mediante  parámetros  objetivos  de  asignación e  inversión  financiera  oportuna  y  eficiente, rescatando  el   apoyo  privado  y  comunitario  que  parece  olvidado.

Si   no  reaccionamos oportunamente   seremos  participes  del  fin  de  la   cultura,  una  tragedia  que  acontece  precisamente  en  una  época   en  la  que  más  que  nunca  ser  artista  es  cosa  de  locos  y  no  de  obreros. (O)