El CEPIA incorporó a 55 bachilleres que rindieron el examen remedial y alcanzaron la nota

Entre ellos están empleados púbicos, emprendedores, agricultores y obreros de construcción.

465
Juana Sigcho, Ángel Gómez, Juan Marcatoma y José Marcatoma, en el programa de graduación.(AZD)

CEREMONIA

El CEPIA incorporó a 55
bachilleres tras remedial

Una vez que superaron la prueba en el examen remedial, 55 alumnos del Centro de Promoción Social Integral del Austro (CEPIA), ubicado en el barrio San Roque, graduó la noche de este miércoles a 55 nuevos bachilleres.
La ceremonia se cumplió en el Salón de la Ciudad, a donde llegaron padres de familia y más familiares para acompañar a los graduados.
Ángel Gómez, rector de la entidad educativa, informó que se trata de un segundo grupo, que debió pasar el examen remedial porque en primera instancia no cumplió con los requisitos correspondientes.
Destacó la dedicación y empeño que han puesto en su autopreparación, tanto así que ninguno se quedó fuera de esta segunda etapa de incorporaciones, tomando en cuenta que se trata de pequeños agricultores, obreros de la construcción, empleadas domesticas, vendedores ambulantes, estibadores, y más, que proceden de muchos sectores de la ciudad, del Azuay y de otras provincias.

Juan Marcatoma, quien vino hace algo más de tres años desde Riobamba, recordó que allá no consiguió cupo y emigró a Cuenca en busca de trabajo. Lo consiguió en el área de la construcción. Meses después se enteró de la existencia del CEPIA que facilita el acceso a la educación secundaria con clases los días sábado y domingo, y se matriculó en cuarto curso hasta que consiguió su título luego de tres años.
José Marcatoma y Juana Sigcho se mostraban felices al verificar el logro de su hijo Juan. Llegaron desde Riobamba para asistir al acto de graduación.

Así, un año más, pese a no contar con apoyo estatal, el CEPIA cumple su misión de apoyar a los sectores vulnerables del campo y la ciudad en el ámbito educativo, ya que por razones laborales no pueden acceder a la educación regular, explicó la autoridad del plantel.
En el período pasado se matricularon 1.005 alumnos en el CEPIA. Los estudiantes hacen un gran esfuerzo para combinar su trabajo con el estudio. Muchos vienen de lugares alejados como Molleturo, y hay casos de madres de familia que traen a sus pequeños a las aulas porque no tienen con quien dejarlos, por lo que el plantel ha implementado una guardería donde personal voluntario los cuida mientras ellas asisten a clases.
La institución tiene 20 años, periodo en el cual varios de sus bachilleres han ingresado a las universidades y han obtenido sus títulos profesionales de tercer nivel.(AZD)-(I)