Las fotos de osos de anteojos no fueron tomadas en el Sígsig

Dos fotografías, que supuestamente habían sido tomadas en el cantón azuayo, no corresponden con la realidad.

6891
Esta fotografía fue tomada en Pichincha, en el año 2016.

Hasta hace un día dos fotos de unos osos de anteojos que supuestamente habían sido captados en una fotografía tomada en el Sígsig fueron de las imágenes que más se compartieron en Facebook y en Whatsapp.

Los comentarios que se hicieron en torno a las fotos, y que duplicaron el número de compartidos, se relacionaron con el clamor al cuidado y a la belleza de los animales.

Sin embargo, en ninguno de esos comentarios se escribió sobre la falsedad de los avistamientos, porque sí, eran falsos.

Rastreador 

Diario El Mercurio, a través de una página web de acceso gratuito, rastreó las imágenes y descubrió que ninguna de las fotografías que circulaban (hasta por medios de comunicación) se relacionaban con Sígsig.

En el caso de la fotografía en la que aparecen tres osos de anteojos fue tomada el 16 de diciembre del 2016 en Pichincha, según iNaturalist, una organización que cuenta con una plataforma en donde naturalistas cargan fotografías, ya sea de animales o plantas. No obstante, recién el 17 de agosto de 2019 la imagen fue cargada en esa plataforma.

Mientras que la segunda imagen, en la que se ve a un solitario oso, fue publicada por un medio de comunicación boliviano el primero de mayo de este año. En un artículo en el que se habla sobre el aumento de visitas al área natural El Palmar, el medio utiliza la fotografía de un oso jucumari, el mismo que fue avistado en esa zona protegida de Bolivia.

Esta fotografía, según un medio boliviano, fue tomada en un área protegida de Bolivia.

Publicación mediática

El tema de las imágenes que no corresponde a lo que se dice, para Caroline Ávila, docente de la Escuela de Comunicación de la Universidad del Azuay, es una práctica común que se ha hecho evidente con las redes sociales.

“Necesitamos alfabetización mediática… Necesitamos que la gente aprenda a discriminar y a entender que la información que está recibiendo en su Whatsapp no necesariamente va a ser verdadera”, opinó Caroline.

Si bien es cierto que las imágenes de los osos que se viralizaron no fueron tomadas en el cantón azuayo, en la mayor parte de los comentarios se pidió que se cuidara al oso, y que no se revele su ubicación exacta para evitar que sean cazados.

“Evidentemente pueden ser utilizadas inocentemente en causas generosas. El tema es que por muy buena que sea la causa, la práctica es necesaria denunciar e incluso en este caso, la gente debe aprender a discriminar. Que por lo menos le llegue la duda. ¿Será cierto, será verdad? ¿Es o no verdad?, dijo la docente. (AWM)-(I)