“Más seguridad y diálogos” ante amenaza de disidentes de las FARC

La advertencia de exguerrilleros de las FARC activa alertas. Un exoficial militar y un activista que trabaja con personas refugiadas dan recomendaciones. Si parte de quienes fueron guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, (FARC), vuelven a las armas, según el llamamiento de dos de sus líderes, habrá consecuencias negativas para el Ecuador en su seguridad, coinciden un exoficial militar y un activista que trabaja con personas refugiadas.

241
Dos líderes de las FARC afvirtieron la semana anterior con volver a las armas; analistas observan consecuencias negativas si eso ocurre. Archivo

La advertencia de exguerrilleros de las FARC activa alertas. Un exoficial militar y un activista que trabaja con personas refugiadas dan recomendaciones.

Si parte de quienes fueron guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, (FARC), vuelven a las armas, según el llamamiento de dos de sus líderes, habrá consecuencias negativas para el Ecuador en su seguridad, coinciden un exoficial militar y un activista que trabaja con personas refugiadas.

Milton Benítez, coronel en servicio pasivo del Ejército, señaló que esto sería una amenaza para la seguridad pública, en un tiempo de grandes necesidades de equipamiento para el personal militar, cuando el mismo Estado debe resolver problemas de presupuesto.

Se requiere incrementar las operaciones de patrullaje de vigilancia en la frontera, pero antes ejecutar labores de inteligencia para obtener información.

No se ha invertido casi nada para estos efectos. Se requiere, por ejemplo, de drones, equipos para realizar las operaciones con seguridad, personal y materiales para ejecutar las tareas de inteligencia. También, para dotar de todo el equipo personal necesario, a los uniformados encargados del patrullaje.

En esta materia ha habido un abandono de diez o 12 años. Se perdió la inteligencia estratégica que tiene que ver con la seguridad exterior del país y la previsión de las amenazas que pudieran afectarlo desde el exterior, las unidades militares fueron mermadas en esta materia.

Al contrario, las acciones de inteligencia las hacía la Secretaría Nacional de Inteligencia (SENAIN) y se privilegió la inteligencia interna de carácter político.

Ante una amenaza de este tipo el país requiere reforzar sus recursos, entre ellos la dotación de transportes apropiados para las zonas montañosas y selváticas de la frontera norte con Colombia, tales como helicópteros para traslado de tropas y lanchas rápidas para vigilancia de los ríos amazónicos.

El material aéreo existente, si bien ha sido repotenciado o reconstruido, es insuficiente, señaló el exoficial. Alertó, de darse el caso, de una reactivación de personal de las FARC que replique su estructura armada.

La guerrilla era muy activa en su “Bloque Sur”, próximo a la frontera con Ecuador, en las zonas limítrofes del Putumayo, Carchi y Esmeraldas, como en el área de San Lorenzo, donde la producción y proceso de la coca era una de sus actividades.

Jaime Pesántez, de la agrupación Amigos Mira, que ha trabajado en Cuenca con personas que huyeron del conflicto armado de Colombia, señala que ellos fueron desplazados, víctimas de la violencia.

Los últimos acuerdos de paz con la guerrilla fueron muy buenos y aportaron a dar tranquilidad social a habitantes del país vecino. (AVB)-(I)

ACUERDOS Y DIÁLOGO

Nuevas acciones guerrilleras causarían nuevamente más desplazados, mayor migración y agudizaría lo que ya se vive con las personas que continúan llegando desde Venezuela. Jaime Pesántez, de la agrupación Amigos Mira, expuso su deseo de que en el pueblo colombiano primen los acuerdos y el diálogo para solucionar toda diferencia, como se vio la voluntad de las personas que validaron con su votos los acuerdos de paz.

Una vuelta a las armas significaría más víctimas, cuando lo deseable sería que se pueda cumplir la Ley de Víctimas, precisamente para superar los conflictos en los que los más afectados son los niños, señaló Pesántez. (I)