Baños, la parroquia que se merece más

A pesar de sus riquezas naturales y de la atracción turística la parroquia no está como debería.

1370
La iglesia es uno de los símbolos arquitectónicos de la parroquia, a más de sus aguas termales y su gastronomía. AWM

Rodeada de árboles, abrazada por los vientos de la altura y calentada por sus aguas termales se alza la parroquia Baños, que de rural ya no tiene casi nada, porque su gente ha alzado edificaciones y ha fundado negocios que prometen diversión y relajación, que distan del concepto de la vida de campo.

Hasta hace no tanto había un poco más de 13.000 habitantes, pero quienes viven en la parroquia creen que ese número ha aumentado con la expansión de la ciudad. En donde antes habían terrenos abandonados, ahora están casas de dos y tres pisos. En donde antes había una que otra abacería, ahora hay tiendas en cada cuadra.

Y aun así, con la expansión, con la infraestructura y con sus sitios que han acogido a quienes buscan el agua hirviendo para relajar los músculos, hay un desaire: Baños no es lo que debería ser. Desde hace 167 años, que se cumplieron ayer, es una parroquia. Y en todo ese tiempo, la parroquia que acoge a miles de turistas al año, todavía no es lo que debería ser, según sus propios habitantes.

“No tenemos un parque. Imagínese. Tenemos un terreno de tierra en donde pusieron unos juegos que mal o bien son utilizados por los niños. Pusieron unos arcos para decir que es cancha, pero cuando llueve es inservible. Se vuelve todo de lodo”, dice Adán, un señor de 84 años que vive en Baños desde hace un cuarto de siglo.

Lo que deja el turismo

A la parroquia se llega principalmente por las hosterías: aguas termales, masajes y saunas. Hasta allí: relajación. Sin embargo, aquello no se refleja con la realidad de la parroquia si se habla de los ŕeditos.

Según Marcelo Soto, vocal del gobierno de Baños, la parroquia recibe cinco centavos por el usuario que ingrese a alguno de los balnearios, los mismos que cobran no menos de cinco dólares para ingresar. Esto significa que la parroquia, al año, cuenta con 10.000 dólares para reinvertir.

“Si nos ponemos a ver, insignificante ese apoyo que debería tener. Eso claro, a través de una ordenanza que fue creada, que de una manera ayuda, pero recibimos 10.000 dólares anuales que ni siquiera alcanza para pagar a los técnicos de turismo de la parroquia”, dijo Marcelo a diario El Mercurio.

Los habitantes

Las mingas, que se han colocado en la provincia a través de la política, también llegaron a Baños, en donde ha tenido buenos resultados si se habla de colectividad, pero todavía falta en la individualidad: educación ambiental, buenos hábitos con la parroquia, entre otras acciones.

“Es difícil cumplir las expectativas de toda una parroquia porque somos varios, pero hemos ido mejorando poco a poco. Para avanzar entra la cultural. Debemos cuidar nuestra parroquia. Eso nos falta mucho. En Baños somos colaboradores, y lo importante es que queremos crecer”, dijo Mayra Vera.

Firma de convenios

Ayer se realizó una sesión solemne por los 167 años que tiene Baños como parroquia, y en este evento se firmaron algunos convenios. Entre ellos están: convenio con el Gobierno Provincial del Azuay para asfaltar 1.6 kilómetros de la vía a Nero, con una inversión de 500.000 dólares. Para llevar a cabo esa intervención se tendrá 180 días.

También se acordó con la EMOV para señalizar el centro parroquial. La junta parroquial entregará la pintura, mientras que la empresa pública facilitará su personal para que se pinte las calles. Por otro lado, se firmó un convenio con la Empresa Municipal de Cementerios y Exequias para que esta brindé asesoría jurídica y psicológica. El objetivo es ayudar en el duelo. (I)