Yaku Perez: agua y mingas

El prefecto habló de sus primeros 100 días al frente del Gobierno Provincial del Azuay.

2115
Lo que para él es normal, para los políticos tradicionales y la ciudadanía podría resultar una rareza: Yaku Pérez llegó a El Mercurio en bicicleta para hablar sobre los primeros tres meses de gestión.

Quizá Azuay sea la única provincia en donde sus principales funcionarios alcalde y prefecto se han distado del resto de sus homólogos en sus primeros tres meses de gestión. Por un lado, Pedro Palacios con la disputa por el tema de paridad y por el otro Yaku Pérez, con su lucha, ahora como autoridad, por el agua y contra la minería.

No obstante, para este último personaje, la situación no queda allí y cada vez se nota una agenda mucho más marcada con sus mingas, que ya se han replicado en Estados Unidos y en otras provincias del Ecuador; con los productos cosechados de la agroecología (hasta finales de diciembre se prevé que se vendan 3.000 canastas populares en Cuenca, las mismas que están compuestas de 15 productos orgánicos), y con una propuesta mencionada en la entrevista que le hizo este diario: ampliar el área de protección en El Cajas y buscar que se declare al macizo de El Cajas como humedal Ramsar, para que tal designación proteja aún más esta zona de páramos que dotan de agua a Cuenca.

Aun con todo ello, las propuestas aumentan: el prefecto ya ha tenido conversaciones para una hipotética consulta popular nacional, que permita a los ecuatorianos decidir si quieren minería metálica en el país.

Entrevista

Sobre los resultados de la votación para solicitar una consulta popular provincial

El tema de la defensa del agua creo que no es un tema urgente, sino emergente. Estamos sitiados por el extrativismo minero, invadidos de concesiones e invadidos de amenazas de concesionarnos las goteras de Cuenca, porque el gobierno nacional, después de una larga lucha que hicimos hace un par de años logramos que se detengan algunas concesiones mineras que no habían cumplido disposiciones constitucionales de la consulta previa…

Por esa razón, tomamos esa decisión (de buscar la consulta popular a través de la cámara provincial), antes que la empresa minera INV Metals, que tiene concesiones en Quimsacocha y como en la cabecera del río Machángara metan sus cuchillas. Y antes de que se levante o pretendan levantar la suspensión que se encuentra en Río Blanco había que tomar una decisión.

Previo a eso nosotros habíamos hecho algunas conversaciones con alcalde, consejeros, que tenían el poder de la voz y el voto en el Consejo Provincial. Muchos de ellos nos ofrecieron ayudar por el agua. Sin embargo, horas antes, la noche antes nos viraron. Incluso, en la sesión de la cámara, estaban dos emisarios de la Secretaría Nacional de la Política. Allí, clavándoles las miradas, y otros hablándoles al oído, quién sabe qué estarían ofreciendo y amenazando, y eso es lo que nos logró virar.

Yo no diría que es una derrota (sobre los resultados de la votación)… Saber que hubo 15 votos a favor, nos faltaron tres, y esos tres fueron unos que no vinieron, y otros que se nos viraron. Hubiéramos ganado…

Sobre la eliminación de la tasa solidaria

Nuestra propuesta de eliminar la tasa solidaria sigue firme. Vamos a hacer todo el esfuerzo para eso cambiar. Vamos al tema de fondo. Se obtiene por tasa solidaria se obtiene por tasa solidaria cuatro millones y medio de dólares al año. Para las 61 juntas parroquiales representan un promedio de 80.000 dólares anuales, que para ellos es bastante, pero para la vialidad no representa nada.

Nosotros nos estamos sacando los ojos entre las juntas parroquiales y la prefectura, disputándose de esos centavitos, pero no nos damos cuenta que nosotros contribuimos al erario nacional 850 millones de dólares anuales. Y recibimos 2.5% para vialidad, la provincia del Azuay. Eso es un insulto a la provincia, eso es indignante…

Nuestro planteamiento es eliminar la tasa solidaria. Yo me comprometo reforzar esa ordenanza, en la que el presupuesto general de la provincia del Azuay se entregue la misma cantidad a los gobiernos parroquiales y además no pedirles un solo centavo como contra parte. Lo único que vamos a pedir es que haya un control de las obras porque son recursos del estado y de los azuayos para que entre Contraloría y nosotros mismos antes prevenirlo, y en vez de estar disputándonos estos centavitos vamos al gobierno nacional para que nos pague los 28 millones de dólares que nos deben por concepto de la venta de las eléctricas y planteamos una reforma a la ley 074. En el Azuay se genera más del 52% de energía eléctrica para el país, y sin embargo, no recibimos nada…

Sobre una posible candidatura a la presidencia de la república

Uno no tiene que decir de esta agua no hay que beber, pero mi preocupación este rato es la provincia. Este rato quisiéramos contribuir a mis hermanas y hermanos campesinos que han estado relegados históricamente y hay una oportunidad. Por eso me obligaron los defensores del agua que entre de candidato (a prefecto), a pesar de que yo resistí hasta el final, y estando fuera del país, casi, casi, que me obligaron a aceptar. Y una vez que estuve me dije: ya pues, tenemos que participar y estamos allí.

Y este rato, lo que queremos es dejar poniendo una impronta en la provincia, unas gotitas, para que el resto de autoridades puedan seguir trabajando, porque lo que queremos es reivindicar el medio ambiente, que es lo fuerte, y también reivindicar nuestra identidad. No quiero que volvamos a la época de las cavernas, pero nuestra ascendencia es la cañari, y en esta mágica relación cañari, inca y española, esta fusión, este sincretismo que es la riqueza de Cuenca y del Azuay, tenemos que potenciar, sin invisibilizar la cultura potente de los pueblos originarios… No hay que pensar que la cultura cañari es superior o inferior a otros, simplemente diverso.

Sobre la reducción de personal y empresas quebradas en la Prefectura

No tenían nada que hacer. Estaba vegetando, con el cariño, pero eran pipones. Eran asesores. Entre ellos se acusaban en campaña que el asesor solo venía a cobrar el cheque. Se redujo a 13 asesores. Yo no he contratado ninguno. No creo el todólogo. Tengo muchos limitantes. Pregunto a los amigos, porque los amigos pueden convidar sus ideas gratuitamente. Para qué contratar 13 asesores, muchos eran de Quito. Entonces se redujo personal administrativo…

Yo antes de posesionarme hablé personalmente y le presenté en sus manos al contralor general del estado un petitorio de fiscalización, por eso mismo me gané los adjetivos del ex prefecto que me dijo que era un bobonazo. Se resintió tanto, pero si es hasta para bien de él. Yo pedí también al contralor, desde el primer día de mi administración fiscalización, porque eso me ayuda a prevenir para no meter más las extremidades en el fango…

Este rato están en una auditoría sobre el gasto de publicidad. Imagínese que el año 2018 se gastaron cinco millones de dólares, no cinco mil dólares, cinco millones de dólares en publicidad. Quiero saber. Que los azuayos conozcan en qué se gastó…

GPA Tours quebrada, con demandas de los trabajadores; Lact Jubones quebrada, medio millón de dólares de deuda; la misma Asfaltar… la Prefectura invierte 8 millones de dólares y tiene un superávit de 187.000 dólares… ¿por qué? La empresa tiene 250 trabajadores, los sueldos de los gerentes para esto y para el otro, y eso tuvimos que cortar…