Inquietud por Complejo Comercial Municipal de Azogues

980
En la anterior administración municipal del exalcalde Virgilio Saquicela, se construyó el Complejo Comercial Municipal para trasladar a los comerciantes del mercado Sucre. Por el momento, la obra no tiene ninguna operatividad.

Según el alcalde Sarmiento, se requerirían más de 5.000.000 de dólares para darle funcionalidad.

Han transcurrido tres meses de la administración municipal del alcalde Romel Sarmiento, y una de las obras que heredó que no tiene continuidad, ni menos operatividad es el Complejo Comercial Municipal, en el que se invirtieron cerca de 6.000.000 de dólares, con financiamiento del Banco de Desarrollo del Ecuador (BEDE).

Esta situación ha generado diferentes criterios, unos a favor y otros en contra, especialmente de los vendedores del mercado Sucre (la anterior administración municipal del exalcalde Virgilio Saquicela construyó el Complejo Comercial para trasladarlos al sitio), y de los propios moradores de la zona donde está emplazada la obra (antiguo camal municipal).

De la obra, se construyeron dos edificios incluso en el interior ya están limitados los puestos que iban a ocupar los vendedores. Restan por ejecutar parqueaderos y otros trabajos, entre infraestructuras y mejoras viales.

Posturas

Ayer, se visitó el mercado Sucre para dialogar con los vendedores del lugar. Rosario Pesántez, del área minorista, señaló que el alcalde Sarmiento nos “dijo que no nos mandará de aquí, porque el Complejo Comercial no está adecuado para que nos vayamos, los puestos son demasiados pequeños”. Aseguró que pensarían en reubicarse, si todos los trabajos que se requieren en el Complejo para que funcione como mercado, estén listos.

Mientras, Leticia Jara, del área de mayoristas, señaló que no están de acuerdo en trasladarse, “porque esa obra no es un mercado, es un centro comercial, nosotros nunca hemos laborado en un sitio como ese, nosotros hemos trabajado en un mercado. Tenemos incomodidades en el mercado Sucre, por citar el área de minoristas no tiene cubierta, lo que debía considerar antes el exalcalde Saquicela, para construir el Complejo”.

En ambos casos, coincidieron que los espacios en los que laboran actualmente carecen de servicios básicos, son escasas las baterías sanitarias para los 700 comerciantes del mercado Sucre, entre otras situaciones.

De su lado, los moradores de la zona del Complejo Comercial están a favor del traslado del mercado. Roberto Sánchez, dueño de un restaurante, expresó que el 90% de la obra está terminada, por lo que el alcalde debe tomar una decisión para que funcione el mercado. “Si el alcalde quiere que la ciudad crezca; trasladar el mercado sería una buena idea, ya que los recursos ya fueron invertidos”.

A lo que, Juan Pablo Urgilés, mecánico del lugar, dijo que “sería bueno que venga el mercado, porque el área es más grande y tiene más espacios que en el mercado Sucre”. Expresó que abandonar la obra, no darle ningún uso, hará que se deteriore lo que ya está construido.

Decisión

El alcalde Romel Sarmiento aclaró que el Complejo Comercial no tiene la denominación de mercado, desde ahí nace un problema para reubicar a los comerciantes. Citó que “inicialmente en papeles” se tenía un presupuesto de 4.000.000 de dólares para su construcción, y terminó costando 6.000.000 de dólares, es decir el 50% más del valor inicial.

Sarmiento recalcó que para darle funcionalidad se tendrán que construir dos etapas más que superan los 5.000.000 de dólares. “Para que entre a funcionar los dos edificios, se tiene que construir un sector de mayoristas, otro de productores, además se eliminaron las zonas de parqueo, porque la anterior administración municipal, dispuso que ahí se construyan casetas de ropa”.

Indicó que la Contraloría General está interviniendo, “existen ya algunas, observaciones que las entidades de control tendrán que actuar en su momento”. Mencionó que como Municipio se ha contratado una consultoría con la que se está definiendo un proceso. “El destino de los edificios no lo va definir el alcalde de Azogues, hay que hacerlo de manera responsable”.

Recalcó que, si se considera darle otra funcionalidad, “no romperemos los conceptos iniciales de comercio, pero un comercio formal”. Añadió que se decía que la obra la pagarían los comerciantes porque era sustentable, “eso es mentira, ese proyecto se financió con un préstamo que deben cancelarlo los azogueños al 100% con la contribución especial de mejoras”. (BPR)-(I)