Dos cuencanos forman su propio emprendimiento

Esta red está abierta para hombres y mujeres de todas las edades (desde mayores de edad), quienes deseen ocupar sus horas libres para la venta de productos

3430
Francisco Tamariz y Claudio Carrión formaron una sociedad para crear un equipo de vendedores locales. ACR

Los cuencanos Claudio “Cazhuma” Carrión, de 64 años de edad; y, Francisco Tamariz, de 41, formaron una sociedad para establecer una red de distribuidores independientes a fin de comercializar productos de la marca brasileña HND.

La firma HND le pertenece al Grupo Hinode que posee cosméticos, perfumes, maquillaje y otros artículos que conforman su portafolio y que producen en la ciudad Jandira, de Brasil.

Este es un negocio multinivel, es decir, estructurado por una red de distribuidores a nivel mundial que generan ingresos por la venta directa de los artículos que les da la empresa, y también ganan una comisión por la comercialización que realizan los otros vendedores que ingresan a la red.

Ideas

El “Cazhuma” Carrión es conocido en Cuenca porque durante 45 años se dedició al oficio de la fotografía independiente, un autodidacta que en los últimos años de su actividad incursionó en las fotos con drone.

Pero, curioso como es él, decidió no retirarse del trabajo diario, sino emprender en otro proyecto de vida. Inició una investigación sobre el Grupo Hinode, sobre los beneficios de sus productos y las ventajas económicas de aliarse en calidad de distribuidor independiente, desde Ecuador.

Pero no lo hizo solo, igual proyecto de emprendimiento tuvo su amigo Francisco Tamariz, con formación en marketing, publicidad y ventas. Luego de los respectivos contactos, compraron los productos Hinode, con descuentos por su calidad de distribuidores y comenzaron a introducirlos en el país.

Francisco Tamariz no le teme al reto que implica posicionar un producto extranjero en el mercado ecuatoriano, en donde otros artículos no solo del Ecuador, sino de los países vecinos incluso de firmas internacionales, han ganado un gran espacio entre los consumidores.

El argumento de Tamariz es que los productos Hinode tienen Registro Sanitario, son de calidad comprobada y sus precios son cómodos.

Además, estos dos emprendedores conocen lo que son los desafíos. Cazhuma de niño trabajó como ayudante de panadería y, adicionalmente, picaba piedra en Racar, para sumar dinero y comprarse golosinas los domingos; mientras que Tamariz, si bien ha trabajado últimamente en cargos públicos, cuando era más joven laboró en un carrito de venta de hot dogs y luego en un restaurante.

Ellos se autodefinen como auténticos emprendedores, ya que no le tienen miendo al reto de montar un emprendimiento y más en este caso, sin oficina, ni personal enrolado, sino a través de equipos que se van formando.

Se importan los productos y se establece la distribución en red, mediante cadenas de personas, así opera el modelo de gestión. (ACR)-(I)

Modalidad de ingreso

Esta red está abierta para hombres y mujeres de todas las edades (desde mayores de edad), quienes deseen ocupar sus horas libres para la venta de productos o, incluso, si quieren realizar esta actividad como la principal de su rutina diaria, explica Francisco Tamariz.

Para la inscripción de la empresa deben pagar 35 dólares y automáticamente inician su negocio, reciben el acceso a la oficina virtual y les dan tres productos de muestra y material de trabajo.

Enseguida pueden empezar la venta directa de los productos y tener ya un margen de ganancia super bueno, porque el descuento inicial es el 40%, señala Tamariz, quien ya tiene a algunas personas en su equipo de trabajo y, según dice, como se dedican de lleno, ya obtienen ganancias. (I)