Problemas con la vía Chaucán-Gulag, la alternativa al Ingamullo II

La desesperación de los viajantes ha provocado hechos ilegales en la provincia del Azuay

3689
En el bosque protector del Collay se abrió paso a una vía sin los permisos correspondientes.

La necesidad de tener una conexión vial y provisional entre Gualaceo y Limón llevó a un grupo de personas a la destrucción de una parte del área de bosque y vegetación protectora del Collay para emplazar una vía entre Chaucán-Gulag a principios de año.

A más de ser una área protegida, según la Empresa Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Gualaceo, la vía está en la microcuenca del río San Francisco, área de drenaje de captación de agua para la población de Gualaceo y sus alrededores.

Todo esto derivó en disputas y en la división de dos bandos: por un lado están quienes protegen el agua y por el otro están quienes ven una necesidad de contar con una vía hacia el Oriente, la misma que se ha derivado por los constantes cierres en Ingamullo II debido a los desplazamientos de material pétreo sobre la carretera que une Gualaceo con Limón.

Reunión

Anteayer, funcionarios de los gobiernos de Limón y de la parroquia Remigio Crespo debían reunirse con el prefecto del Azuay, Yaku Pérez, para hablar de la vía abierta en Collay, sin embargo, Pérez estuvo fuera del país, por lo que el encuentro no se llevó a cabo. No obstante, el prefecto se pronunció ayer en su regreso, y dijo que la reunión se realizará en los próximos días.

“No hay que hacernos ilusiones. Allá no va a poder circular buses, carros particulares. Ni siquiera taxis, solo carros 4×4. ¿Eso queremos los hermanos de la Amazonía? Lo que se requiere es una solución definitiva. Que se rehabilite la vía (Gualaceo-Plan de Milagro-Limón) pero con estudios”, dijo Pérez a diario El Mercurio.

A pesar de sus declaraciones, el prefecto dijo que se buscará una alternativa siempre y cuando los impactos no sean severos ni dramáticos.

Estudios

La parroquia Remigio Crespo, de Gualaceo, realizó un pedido técnico al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) para que se les desembolse 500.000 dólares, con el fin de que la vía, que sería compuesta de lastre, pueda construirse. Aquello fue aceptado, siempre y cuando el Gobierno Provincial del Azuay dé paso a la construcción.

Hasta entonces, en caso de darse, técnicos del MTOP revisaron los estudios realizados para el trazado de la vía. Según José Jaramillo, subsecretario del MTOP de la zona 6, hay un tema preocupante: “las pendientes tan fuertes”, por lo que se recomendó revisar el diseño.

“Como ministerio hemos mostrado toda la voluntad por la necesidad de los pueblos orientales y la parroquia Remigio Crespo. Hemos comprometido recursos para esta hipotética vía […] La decisión está en el Gobierno Provincial del Azuay”, dijo Jaramillo.

Mientras tanto, quienes decidan ir al Oriente por Gualaceo, deberán estar a merced de lo que suceda en Ingamullo II, sector que continúa cerrado por la caída constante de material, y en donde se encuentran estabilizando un talud, que para la mayoría de viajeros, no tiene fin. (AWM)-(I)