Pedro Palacios: “La prioridad es ordenar la casa” | VIDEO

2074

Texto y video: Antonio Valdez 

El alcalde de Cuenca Pedro Palacios dice que en los tres primeros meses al frente de la administración municipal se ha enfocado en poner la casa en orden, algo que a su juicio es clave y que por ahora seguirá siendo su prioridad. A esto se suma como puntos importantes, afirma, contar con un presupuesto transparente, reducir gastos y optimizar recursos.

Palacios enfatiza que la burocracia ralentiza los procesos y que de lo más difícil de erradicar en estos meses ha sido los grupos de “funcionarios de carrera muy cómodos haciendo poco o nada”.

Una buena parte de su discurso se concentra en dos vertientes: en el afán de evidenciar eficiencia municipal y no caminar hacia un legado marcado por obras civiles, dado que según su mirada es una mala costumbre medir la gestión política por lo que se construye. Por eso él esquiva este tema y habla más bien de ordenamiento territorial y de una planificación de la ciudad con vista al futuro.

Otro tema que evade bajo el argumento de que ya se dijo lo que se tenía que decir en su momento “de forma profesional y técnica para no crear falsas expectativas en los cuencanos”, es el tranvía. En ese sentido sostiene “que ya se ha dicho lo necesario y que se le está dando mucho tiempo” a este respecto, pues es un tema sensible para la ciudad.

Sobre las críticas que ha recibido de la ciudadanía sobre su posición contraria a la consulta minera en Azuay durante la sesión de la Cámara Provincial del pasado 22 de julio, Palacios argumentó que su equipo de trabajo es más radical en cuanto a la protección del agua, pues según él no solo defiende la calidad, sino también la cantidad. A juicio de Palacios la contaminación y la minería metálica no deben ser los únicos temas de la agenda medioambiental, sino también la expansión de la frontera agrícola y la quema de pajonales.

Palacios refirió que trabaja en la optimización de los recursos y que su administración ya ha desvinculado a 150 trabajadores, lo que sumado a arriendos y cargos vacantes significarían unos dos millones de dólares libres para la administración para lo que resta del año.