Poder de convocatoria

Claudio Malo González

186

Como no estamos en elecciones, el título de este artículo parece “fuera de tiesto”. El término que se ha generalizado, tiende a identificarse con política referirse a la capacidad de atraer votantes de los posibles candidatos que se mide en las urnas. Pero la política no es la única actividad vinculada a esta capacidad, me voy a referir a la “Churona” con su enorme poder de atracción, que no se limita a concurrir a las urnas, sino a trasladar a su santuario a devotos –en alto porcentaje de nuestra provincia-  en esta época, mediante peregrinaciones que requieren esfuerzos fuera de lo común.

No voy a abordar su fundamento religioso –Los teólogos que gasten neuronas en ello- Se trata de un fenómeno de cultura popular de notables dimensiones. La devoción y culto a advocaciones religiosas es amplio, pero en este caso su intensidad es mayor. Los peregrinos no requieren agencias de viajes ni hoteles de varias estrellas. Su meta no tiene el atractivo de grandes ciudades ni monumentos con alto contenido histórico, sino una pequeña población en las montañas de Loja donde se encuentra el santuario del Cisne.

Vehículos baratos de transporte son usados, además de un importante número que deciden hacer este viaje a pie algunos días. La religión se fundamenta en la creencia en seres sobrenaturales con que influyen en la vida que congrega a amplios grupos de personas con creencias y, en este caso, devociones comunes. La recompensa: la enorme satisfacción de ser parte de este culto y la integración con habitantes de los lugares cercanos, ajenos a las manipulaciones publicitarias de los centros urbanos.

¿Qué pasaría si se candidatizara a la Churona para la presidencia? Buen tema para una novela de ciencia ficción. (O)