Fin estado de excepción

420

Concluyó en días pasados el Estado de Excepción que decretó el Gobierno Nacional para conjurar la crisis penitenciaria que se registra en el país. El balance de esta medida en realidad ha sido pobre, ya que a pesar de que se gastaron 20 millones de dólares, de acuerdo a datos oficiales, la crisis se mantiene latente, en tanto la ciudadanía continúa percibiendo que los centros penitenciarios son una verdadera “bomba de tiempo”, que en cualquier momento puede reactivarse con motines de los privados de libertad de alta peligrosidad, asesinatos y otros actos de violencia dentro de los recintos carcelarios.

Ex directivos del Sistema Penitenciario y expertos en la materia, han cuestionado la falta de resultados del Estado de Excepción que concluyó recientemente ya que, aseguran, no se han modificado las estrategias y protocolos para incrementar las medidas de seguridad interna en la cárceles, y tampoco se han construido nuevos pabellones en ellas o incrementado sustancialmente los equipos de monitoreo y seguridad dentro de los recintos penitenciarios. Es decir, según estas apreciaciones, el Estado de Excepción no ha dado mayores resultados.

Frente a países vecinos que cuentan con una alta dosis de profesionalismo en el personal de guías carcelarios, en el Ecuador ni siquiera se consigue depurar a los malos elementos en sus filas, lo cual conspira contra una mínima seguridad carcelaria, ya que con o sin medidas de excepción, al parecer continua el tráfico de sustancias ilícitas, armas, teléfonos celulares y otras elementos que no pueden estar en manos de los privados de libertad. A más de ello, las bandas de la delincuencia organizada que operan al interior de las penitenciarías, en especial las que registran mayor hacinamiento, continúan igual o peor que antes del Estado de Excepción. Además, elementos de las propias Fuerzas Armadas, han reconocido que estas no están preparadas para controlar los exteriores de las penitencias, porque aquello simplemente no es su misión. Las autoridades penitenciarias deberían proceder con mayor efectividad. (O)