Valentía

María Rosa Crespo

165

Bien puede llamarse Mercedes Teresa o Juana el nombre no viene al caso  porque hay historias parecidas a la siguiente. Ella  quedó huérfana, muy niña fue a vivir con sus abuelos , a los dieciséis años  conoció a un hombre que visitaba a su abuelo con frecuencia, de pronto  un día de esos el anciano la dijo que el  visitante  había expresado su deseo de casarse con la muchacha, “ yo era ingenua, no sabía nada de la vida” confiesa, sin embargo se vio obligada a contraer matrimonio con  un hombre que le doblaba en edad. fueron  a vivir con la madre de él, al principio se portaba bien, vinieron los hijos casi seguidos, el marido cambió radicalmente llegaron los maltratos  síquicos y físicos, empezó a beber ,  se convirtió en un alcohólico vino el divorcio , luego se enteró que  el padre de él había muerto por ingerir una bebida  para limpiar metales al confundirlo con aguardiente. Los parientes con quienes se había criado murieron  quedó sola con tres hijos, como se casó muy joven  terminó  el bachillerato en  un colegio nocturno para estudiar más tarde enfermería, ahora trabaja  en el  Hospital Regional , pudo  construir una media agua para vivir y se entreayuda , como dice, con otras labores relacionadas con su profesión para que sus hijos estudien. Coraje no le falta y está  saliendo adelante gracias a su sacrificio, no se queja y pasa los días y los turnos de la noche alegre porque ha logrado sus propósitos