Una Cruzada por la Vida y la Paz con sonidos de rock

523
PIE DE FOTO: El integrante de la banda “Luzbel”, Arturo Huizar visitó Cuenca como parte del recorrido por el Ecuador. Cortesía

Cuando el arte levanta la voz, no lo hace desde el grito desgarrador, lo hace desde la armonía, desde la fuerza del intelecto y del espíritu. Y es que las artes están en todo, una muestra de ello es la “Cruzada Internacional Por la Vida y la Paz” que, desde la fuerza del rock, lo realiza la banda mexicana “Luzbel”.

Arturo Huizar anduvo por Cuenca y otras seis ciudades del Ecuador exponiendo este proyecto que tiene como afán gritar “libertad, la verdadera libertad”, una libertad pregonada desde una revolución cultural, espiritual y de conciencia, más no desde la opresión.

La “Cruzada Internacional” tiene como lema difundir la paz y el amor y se basa en la presencia de Jesucristo no crucificado, en esa revolución de amor del Cristo activo que se manifiesta en las actitudes y acciones del ser humano.

El arte de la música se convierte en una forma de expresar esa impotencia de hombres y mujeres frente a los secuestros, asesinatos, cambios políticos, las permanentes y eternas promesas de justicia.

La necesidad que esta generación tiene para convivir no se basa tan solo en propuestas religiosas, sino en acciones de conciencia. La única forma de crear esta conciencia es a través del arte y la cultura que fortalecen el espíritu”, dijo Arturo Huizar.

El arte es entonces un grito contestatario al sistema violento e imperialista que convierte a los seres humanos en máquinas de producción, en instrumentos para el consumo y seres que viven de la imitación a grandes íconos de la moda. Y dentro de estas expresiones de arte está el rock como instrumento de manifestación y protesta, después de todo la vida eterna tiene que ver con la creación de una obra, más que de la vida más allá de la muerte. (BSG)-(I)