La Virgen de Quito se vestirá de rosa contra el cáncer de mama

542
Quito / Ecuador / La Virgen de Quito overlooks the city from the El Panecillo
El monumento de la Virgen de Legarda, que reposa en el Panecillo, un pequeño cerro enclavado en el corazón del casco colonial de la capital ecuatoriana, se iluminará de rosa el próximo lunes como un recordatorio a las mujeres sobre la importancia del autoexamen para prevenir el cáncer de mama.

La iniciativa, denominada “Pinktate”, fue aprobada este viernes por el Municipio de Quito con la idea de sumar al icónico monumento a los diversos espacios que ya se iluminan de rosa el día 19 de cada mes.

Algunos de esos edificios que también se iluminan de rosa en la ciudad son el Puente sobre el río Chiche, la sede del Municipio de Quito y algunos parques y jardines de la ciudad, informó el Ayuntamiento en un comunicado.

Esta iniciativa se enmarca dentro de las acciones relacionadas con el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, que se celebra el 19 de octubre de cada año.

Al respecto, el Municipio aconsejó a las mujeres que “se realicen autoexámenes de sus senos cada mes (…), preferiblemente entre los tres y cinco días después de pasar el periodo menstrual”.

“Esta es una forma de prevención que debe ser complementada con otros exámenes médicos como un eco y la mamografía, una vez al año”, añadió la institución.

La ciudad costera de Guayaquil (suroeste) también se sumó a esta actividad y se espera que otras urbes ecuatorianas se unan a la iniciativa, que pretende recordar a las mujeres la importancia del autoexamen como forma de detección temprana del cáncer de mama.

Según el Municipio de Quito, este método de autoexploración puede llegar a prevenir hasta el 90 % de la tasa de mortalidad que provoca esta enfermedad.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en las mujeres y que ocupó en 2017 el lugar número 11 de la lista de causas generales de muerte femenina.

De las 3.430 defunciones reportadas por esta causa entre 2012 y 2017, el 99,3 % de las personas que murieron por esta enfermedad fueron mujeres.

Solo en el año 2017 se registraron 670 defunciones por cáncer de seno en mujeres y 3 en hombres, que corresponde a una tasa de mortalidad de 3,99 por cada 100.000 habitantes. EFE