Estado de excepción dejó ver “falencias carcelarias”

En el CRS Turi se debe pensar en mejorar los ejes de rehabilitación, admiten autoridades.

1723
Con fiscalización de estado de excepción las Fuerzas Armadas dejarán el control en el acceso a las cárceles del país.

El estado de excepción que fue decretado por el Gobierno ecuatoriano desde el pasado 16 de mayo en el sistema penitenciario del país culmina hoy; desde entonces han transcurrido cuatro meses. La medida tenía como fin atender las necesidades emergentes con el fin de precautelar los derechos de las personas privadas de la libertad (PPL), como grupo de atención prioritaria.

Para el decreto de la emergencia hubo antecedentes como ingreso de objetos prohibidos a los centros carcelarios, amotinamientos y enfrentamientos de reclusos, con consecuencias de heridos y fallecidos. Además, la disputa de bandas por el liderazgo en las cárceles.

De acuerdo con lo establecido por el Gobierno Nacional, en los últimos 120 días se reforzó el control exterior y vías de acceso a las cárceles con la participaron las Fuerzas Armadas, dentro de sus competencias en el control de armas.

Xavier Martínez, gobernador (e) del Azuay, señalá que en esta provincia se evaluará los cambios efectuados en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) Turi. Explicó que se prevé que las FF.AA. se retiren del control carcelario externo y se coordinará con la Policía Nacional para que continúe con los controles correspondientes.

Señaló que en el caso del CRS Turi se debe pensar en mejorar los ejes de rehabilitación; teniendo en cuenta que sí hay actividades que impulsan el aspecto laboral, de educación, deportivo y salud de los internos.

Martínez explicó que durante el estado de excepción la Gobernación visitó el CRS Turi e identificó falencias en aspetos de seguridad y equipamiento para evitar riñas, entre otras situaciones. La próxima semana se prevé otra visita para una nueva evaluación.

A lo largo del estado de excepción, los operativos de control en las celdas del CRS dejaron como resultado el decomiso de armas, teléfonos, droga, licor y otros objetos.

Una de los aspectos analizados por las autoridades es que no se traslade reclusos peligrosos de otras provincias a Cuenca. Hace tres semanas se conoció que desde el CRS Turi se trasladó a Guayaquil a siete privados de la libertad que estaban influyendo de forma negativa y generando enfrentamientos.

Sin embargo, aclaró el gobernador que los traslados de PPL son establecidos desde el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

Verónica Aguirre, coordinadora general de la Coordinación Zonal de la Defensoría del Pueblo, sostiene que el estado de excepción en el sistema penitenciario fue una medida “parche” sobre un problema macro. “Lo que se debe cumplir es la rehabilitación social ya que eso no se está dando”, expresó. (KOQ)

Enfrentamientos en los CRS

Dos internos murieron en un enfrentamiento al interior del centro de privación de libertad en Guayas. El hecho de violencia se produjo el pasado 17 de junio, una semana después del asesinato de Humberto Poveda Zambrano, alias “Cubano”, privado de la libertad que fue mutilado e incinerado por un grupo de reclusos, en el mismo centro penitenciario; además de la retención de policías, entre ellos del Grupo de Intervención y Rescate (GIR).

Los ataques armados fueron perpetrados en medio del estado de excepción decretado por el Gobierno en el sistema penitenciario.

Los fallecidos eran hermanos, identificados como Jorge Luis y Santiago Daniel Domínguez Quilca, conocidos como “Los Chinos”. Los dos cumplían sentencias de 20 años por asesinato, extorsión e ingreso de objetos prohibidos.

Hay que recordar que el 30 de mayo se registró un amotinamiento en la Penitenciaría del Litoral ubicada en la vía al cantón Daule, provincia del Guayas; murieron seis internos tras ser agredidos con piedras y objetos contundentes (un recluso fue incinerado). (I)