Castro, el abanderado de los Parapanamericanos que mira con los “ojos del corazón”

El atleta azuayo portará la Bandera de Ecuador en representación de los deportistas ecuatorianos que participarán en Lima.

840
Diego Arévalo, Sebastián Rosero y Darwin Castro, entrenaron ayer en la pista de Miraflores. XCA

La mañana es fría pero se siente un cálido ambiente en la pista de Miraflores. No es para menos, Darwin Castro, atleta no vidente, se acababa de enterar que fue nombrado “Abanderado” para los VI Juegos Parapanamericanos Lima 2019, multievento que se desarrollará del 23 de agosto al 1 de septiembre.

La ceremonia de abanderamiento se realizará mañana, viernes 16 de agosto, en la Secretaría del Deporte (Quito).

El cuencano -como siempre- llegó temprano a dicho escenario deportivo, acompañado de su guía Sebastián Rosero, a quien lo considera un “hermano”.

“Es un honor haber sido considerado por segunda vez Abanderado de mi país, ya que en Toronto 2015 también tuve este privilegio. Para nosotros siempre será un gusto portar la Tricolor y dejar en alto sus colores… Son sensaciones indescriptibles que se me vienen a la mente”.

Mientras se cambiaba de ropa para entrenar y realizaba trabajos de calistenia destacó a Diario EL MERCURIO que “ahora el compromiso es mayor, es mi obligación superar la actuación realizada hace cuatro años en los Juegos de Canadá”.

Castro, de 26 años, destacó que las expectativas son grandes en suelo peruano. El primer objetivo es subir al podio en los 5.000 metros junto a Rosero, que tiene su misma edad. La carrera está prevista para el sábado 24 de agosto, después de la inauguración de los Parapanamericanos.

Además, aspira sumar una nueva medalla en los 1.500 metros, con Diego Arévalo, su otro guía. La competencia está prevista para el martes 27 de agosto.

Antes de entrar a la colorida pista recibió instrucciones de su entrenador Julio Chuqui -quien viajará con la delegación ecuatoriana- guardó su bolso y se acomodó las gafas. Dio un paso y resaltó que el objetivo a mediano plazo es clasificar a sus segundos Juegos Paralímpicos. No obstante, tendrá que ubicarse entre los cuatro primeros dentro del Campeonato Mundial de Dubai para acceder a Tokio 2020 en los 1.500 y 5.000 metros, distancias en las que figura entre los primeros del ranking mundial.

Sin duda Darwin es un ejemplo de superación personal. Padeció su discapacidad a los 16 años por “una mala práctica médica”, después de un trasplante de córneas. “Tengo queratocono y glaucoma, en esa época desconocía mi enfermedad”, agregó.
Confesó que los tres primeros años pasó deprimido hasta que conoció el deporte.

“Muchas cosas se quedaron grabadas en mi mente y en mi corazón como la imagen de mis padres y la playa que tuve la oportunidad de conocer…No conozco físicamente a Sebastián pero conozco su bondad que es más importante”.

Una ligera lluvia cae sobre el parque de Miraflores, por lo que Castro decidió cubrirse con una casaca térmica para iniciar la práctica. Corrió la primera vuelta enlazado con Sebastián Rosero, a quien conoce desde 2014, han entablado una gran amistad.

Todo empezó cuando Marcelo Benavides, director técnico para personas con discapacidad visual de aquel entonces, le pidió que acompañe a Darwin en el Selectivo de Juegos Parasudamericanos de Chile.

Terminada la exigente práctica de casi dos horas, Castro se despidió con una amplia sonrisa pero antes expresó su agradecimiento por el apoyo que recibe del GAD de Santa Ana y de la marca Toyota, “auspiciantes fundamentales” en su carrera deportiva.

Se ha convertido en sus ojos

La “hermandad” entre Darwin y Sebastián es tal, que inclusive “Sebas” sacrificó todo, incluido su familia, para salir de su zona de confort y mudarse de su natal Quito a Cuenca con el fin de continuar entrenando con Darwin. Desde hace dos años están concentrados en el Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento de Totoracocha.

Rosero prácticamente se ha convertido en los ojos de Castro. A cada paso trata de describir todo lo que se encuentra a su alrededor: los rivales, las ciudades, los países, la gente…

“Confío mucho en Darwin, estoy seguro que llegará muy lejos y entregará la primera medalla paralímpica para Ecuador”, recalcó.

Primer ecuatoriano que participa en Panamericanos y Parapanamericanos

Sus ojos se iluminaron cuando el cuencano Diego Arévalo habló de Darwin Castro. “Me siento orgulloso que haya sido considerado Abanderado para los Juegos Parapanamericanos”, dijo.

La alegría viene por partida doble, pues Arévalo competirá junto Castro en Lima, algo que lo convertirá en el primer ecuatoriano en participar en Juegos Panamericanos y en Juegos Parapanamericanos, pues el atleta viene de terciar en los 3.000 metros obstáculos y ahora intervendrá como guía de Darwin en los 1.500 metros.

“Soy el primer ecuatoriano en participar en los dos eventos: convencional y paralímpico y estoy muy contento por todo eso, pero espero que no sea el primero ni el último y que más chicos estén interesados en ayudar…Hay muchas personas que piensan que por correr con un atleta con discapacidad se puede bajar de nivel, pero eso es falso porque al final todos salen ganando”, concluyó el deportista de 21 años de edad que sueña llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. (JMB) (D)