Atrás de las medallas de Juegos Panamericanos hay ciencia aplicada

Son cuestiones imperceptibles al ojo humano pero que en el momento de la competencia suma para alcanzar el éxito

599
Catalina Urdiales (I), Johana Ordóñez, Daniel Pintado y Julio Chuqui. BST

“Las medallas se ganan durante el entrenamiento, el día de la competencia solo vamos a recogerlas”. Es una frase común en las diferentes citas deportivas y no dista de la verdad. La pista Jefferson Pérez, en el norte de Cuenca, es uno de los polos de desarrollo de la marcha ecuatoriana. En este lugar se forjaron tres medallas de oro y una de bronce de los Juegos Panamericanos de Lima.

Σ=H+T=TT

De las tres preseas doradas conseguidas en la marcha, dos fueron trabajadas rigiéndose en la ecuación Σ=H+T=TT (La suma de humildad y trabajo es igual a triunfo). La creó Julio Chuqui, entrenador de marcha Nivel II IAAF, y la aplica con todos sus deportistas.

“A veces los chicos llegan a conseguir un cierto nivel, un cierto resultado y como que, la inmadurez tal vez o no sé cómo llamarlo, hace que un poco se mareen, por así decirlo. Nosotros cuidamos mucho eso”.

Chuqui es un didacta. Lo que da en las aulas como docente lo pone en práctica como entrenador. En Excel tiene un registro numérico de cada deportista en las diferentes fases de entrenamiento deportivo. Son aspectos imperceptibles al ojo del común espectador.

14 libras en tres años

La frecuencia cardiaca, el peso, el nivel de grasa en el cuerpo, son apenas tres factores de algunos que entran en juego para la consecución del éxito, más en un cincuentero.

La planificación de Johana Ordóñez se basa en tres zonas: la aerobia con una frecuencia cardiaca hasta 152 pulsaciones por minuto (ppm); la mixta entre 152 a 162 ppm, y la anaerobia hasta 172 ppm. Se entiende por ejercicios aeróbicos aquellos de media o baja intensidad y de larga duración. Los anaeróbicos son ejercicios de alta intensidad y de poca duración.

Chuqui recuerda que Ordóñez le pidió que dirija sus entrenamientos un tres de septiembre del 2016. La primera tarea fue bajar las 132.4 libras de peso corporal. Con trabajo de tres meso ciclos (13 semanas) llegó a 126 libras y allí se estancó por más cargas que ejecutaba.

En ese instante empezó el asesoramiento de la nutricionista Roxana Dávila. Con 122 libras compitió en el Mundial de Taicang, el cinco de mayo del 2018. Se ubicó sexta con 4h14m. Después de un año, en los Juegos Panamericanos de Lima conquistó el primer lugar y récord sudamericano (4h11m) con 118 libras. Fue a una velocidad promedio de cinco minutos el kilómetro.

Otro aspecto importante en el atleta es el consumo de diversas sustancias que los hidrate y energice. En lo posible importan los productos -polvo en tarro-, por su costo, por incluir magnesio y por tener el aval de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA). Ordóñez en este aspecto no escatima recursos. Recién invirtió cerca de 675 04 euros con la beca que le entrega el Estado.

Empatía con Pintado

Para los 20 km Pintado trabaja en cinco zonas: la regenerativa con una frecuencia cardíaca entre 120 a 132 ppm; la aerobia 1 entre 132 a 146 ppm; la zona de desarrollo hasta 157 ppm; la anaerobia mixta entre 157 a 166 ppm y la de los trabajos lácticos que pasan los 170 ppm y en Pintado llegan hasta 184 ppm. Pintado tiene un biotopo ideal para la caminata, asegura su entrenador, pero le falta consolidarse en la parte psicológica, mantenerse siempre fuerte para soportar las cargas necesarias independientemente del momento que esté atravesando, sin embargo, advierte que no tiene inconvenientes en replantear su planificación porque “trabajamos con seres humanos”.

De vez en cuando asume un rol paternal. A través del whatsapp le recuerda que debe irse a descansar a tiempo entre otros aspectos que redundan después en su rendimiento. (BST)-(D)

Chocho: Se ha sembrado bien

Claudio Villanueva (C), campeón en 50 km marcha. BST

Luis Chocho era uno de los más felices con los resultados. “Todos los medallistas de la marcha fueron formados en nuestra escuela. Queda la satisfacción que se ha sembrado bien. Daniel y Johana entrenan este último tiempo con el licenciado Chuqui, hay que felicitar porque hay un trabajo. Ahora estamos ampliando el abanico para que hayan más entrenadores y ojala existan mayores resultados a futuro”.

El actual presidente de la Asociación de Atletismo del Azuay también coincide en la empatía que debe haber con el deportista. Claudio Villanueva tiene dos hijos, el primero tiene parálisis cerebral y a las 08:00 le lleva a escuela. Para que llegue a tiempo al entrenamiento, Chocho le transporta a la pista.

El profesor confirma que el peso y nivel de grasa son fundamentales. Villanueva se maneja con un peso entre 120 a 127 libres y un nivel de grasa del 9-10 %. (BST)-(D)

DETALLE

En la historia de la marcha hay cuatro campeones de Juegos Panamericanos. Todos son azuayos y fueron formados por Luis Chocho.

Santo Domingo 2003 Jefferson Pérez 20 km

Río de Janeiro 2007 Jefferson Pérez 20 km

Toronto 2015 Andrés Chocho 20 km

Lima 2019 Johana Ordóñez 50 km

Lima 2019 Claudio Villanueva 50 km