Claudio Villanueva: “Psicológicamente soy fuerte por las adversidades que he pasado”

El campeón de 50 km en los Juegos Panamericanos de Lima confesó cuál fue su motor y la promesa que hizo al viajar

721

Con la misma sencillez con la que se presentó en la línea de largada, el marchista Claudio Villanueva se proclamó campeón de 50 km en los Juegos Panamericanos de Lima, Perú. Pese a estar 3h50m01s en continua competencia y de reflejar en su rostro un gran cansancio, no dejó de saludar ni renegar fotos o selfis a las decenas de personas que se le acercaron para felicitarlo y regalarle obsequios en el parque Kennedy, a 10 minutos de la capital peruana.

“Estoy muy emocionado. Es la primera vez que me pasa esto. Creo que es un gran logro, la antesala de los Juegos Olímpicos. Ahora a trabajar con esta misma sencillez, esta misma humildad, con los pies en la tierra y a ver qué sale en Tokio”.

“Calavera” –como le conocen sus amigos- hizo un gran esfuerzo. De forma constante se hidrataba, regaba aguas sobre sus piernas y fregaba hielo sobre su cabeza. Kilómetro a kilómetro se mostraba seguro a lo que iba.

“Psicológicamente soy fuerte por las adversidades que he pasado. Primero con mi padre que desapareció en el Cajas, y después con mi primer hijo, Santiago, que tiene parálisis cerebral. Verle hacer un movimiento nuevo en su vida cotidiana para mí es muy motivante y siempre digo: si él puede, yo también puedo; él me da esas fuerzas para seguir adelante”.

La estrategia también fue determinante. Después del km 33 empezó a sacar ventaja a Horacio Nava. El mexicano sabía cómo leer la carrera. Fue plata en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, oro en Guadalajara 2011 y bronce en Toronto 2015. Esta vez no aguantó el ritmo de Villanueva –que debutaba en la cita- y se quedó con el segundo lugar pero bien rezagado (3h51m45s).

“Con el profe (Luis Chocho) veníamos trabajando esta medalla en silencio. Antes del km 33 veía que la gente iba cayendo por los jueces que estaban muy estrictos. Comencé la competencia en 4m40s (por km) y en el km 18 salieron las cosas y empecé a marchar en 4m35s”.

Por un segundo no pudo regalarse la marca para los próximos Juegos Olímpicos de Verano. Empero está seguro que irá a Tokio. De momento espera estar entero en un mes y medio para competir en el Mundial de Doha, a finales de septiembre e inicios de octubre.

El medallista olímpico Erick Barrondo, de Guatemala, presentó calambres y perdió el bronce permitiendo que el colombiano Diego Pinzón complete el podio (3h53m49s). Villanueva relevó al coterráneo Andrés Chocho. El campeón de hace cuatro años (Toronto 2015) fue penalizado y finalmente descalificado por problemas con su técnica.

Después de asistir al control doping regresó a la Villa El Salvador, en un bus de los organizadores. Aún no sabe qué hará para pagar el 50 % de la promesa hecha antes de ir a Lima. “La promesa fue hacerme cocolo y regresarme en bus…, no sé qué pasará. Voy a decirle a Virgencita que me perdone”. (BST)-(D)