16 años de prisión a mujer por secuestro extorsivo

En el artículo 162 del COIP sanciona el secuestro extorsivo con privación de libertad de diez a trece años.

807
La Unidad Antisecuestro y Extorsión entregó al pequeño a su progenitora. Archivo

Con la presentación de 48 elementos probatorios, la Fiscalía del Azuay, consiguió el último viernes que el Tribunal de Garantías Penales sentencie a Neisa S., por concurso real de infracciones a 16 años de privación de libertad como autora de los delitos de secuestro extorsivo y alteración de la identidad del niño Sebastián, de nacionalidad venezolana, de 18 meses de edad.

Los jueces también sentenciaron a Mayra M. y a Wilson M., a tres años de privación de libertad, en calidad de autores del delito de alteración de identidad. Estos tres antisociales fueron capturados por la Policía Nacional en agosto del 2018, en el sector de El Batán, al sur de Cuenca.

Además, como reparación integral a la madre del niño, se ordenó que Neisa S. cancele 4.000 dólares. Asimismo, el Registro Civil deberá anular el documento de inscripción del niño Sebastián, quien luego del secuestro fue inscrito con otra identidad en las oficinas de Cuenca.

Investigación y pruebas

Con el testimonio anticipado de la madre del niño, Sandybell I., entre otras pruebas, el fiscal Fernando Sánchez comprobó que el 19 de julio de 2018, en un sector conocido como “La Parada”, situado en Villa del Rosario, Norte de Santander, en la frontera entre Colombia y Venezuela, Sandybell junto a Sebastián, su hijo de doce años y otros sobrinos menores de edad, esperaban a unos familiares para regresar a Venezuela.

Allí, cerca de las 15:00, se les acercó Neisa y le dijo a Sandybell que también viajaría a Venezuela. Con engaños se ganó su confianza, les entregó un juguete a los niños, les brindó comida y se ofreció a pagarles el hospedaje en una posada para pasar la noche.

En la habitación de la posada, Neisa S. le ofreció a la madre que ella podía llevar a Sebastián a un hospital cercano, debido a que el niño estaba enfermo y en ese momento la madre debía cuidar a los demás menores.

La madre se negó; sin embargo, luego alrededor de las 20:30 autorizó a Neisa para que lleve al niño a la casa de salud, con la condición de que fuera en compañía y al cuidado de su hijo de 12 años.

Los tres salieron hacia el hospital, pero Neisa engañó al adolescente y huyó con Sebastián. De acuerdo a la investigación, iniciada en Colombia, Neisa trasladó a Sebastián a Bogotá y Cali, hasta llegar a la ciudad de Cuenca.

La finalidad de Neisa era engañar a su exconviviente, George M., de nacionalidad austriaca, quien llegó a Ecuador el 27 de julio de 2018, haciéndole pasar al niño como hijo de él. (REM)-(I)