Iniciativa para crear un observatorio ciudadano de seguridad

533
La mayor concentración de robos de domicilios en parroquias urbanas entre enero y mayo de 2019 fue en El Vecino., según el observatorio del CSC.

La mayor concentración de delitos contra la vida en las parroquias urbanas de Cuenca entre enero y mayo de 2018 estuvo en El Batán. Mientras que en el mismo periodo, pero de 2019, fue en Sucre.

En estos mismos cinco primeros meses de 2018 la mayoría de los delitos contra la vida en las parroquias rurales se dio en Turi y Ricaurte. En 2019 en cambio en Quingeo y Ricaurte.

Asimismo la mayor incidencia de robos y hurtos de personas en las parroquias urbanas en este mismo periodo en 2018 fue en El Sagrario. En 2019 esto cambió y fue en El Batán y El Sagrario.

De igual manera la mayor concentración de robos y hurtos de personas en las parroquias rurales el año pasado en este mismo lapso fue en Baños, Turi, El Valle y Ricaurte. En 2019 fue en Baños, Turi y Ricaurte.

Igualmente la mayor concentración de robos y hurtos de vehículos en parroquias urbanas de Cuenca en 2018 estuvo en Yanuncay y El Batán. En tanto que en 2019 fue en Yanuncay y Bellavista.

Estos son datos del Observatorio de Seguridad Ciudadana, del Consejo de Seguridad Ciudadana (CSC), de Cuenca, del Municipio de Cuenca, que los hizo públicos Omar Carpio, su director ejecutivo.

Carpio de igual manera indicó que la mayor concentración de robos y hurtos de domicilios en parroquias urbanas en el primer quimestre de 2018 fue en Yanuncay. Entre tanto en 2019 fue en Yanuncay y El Vecino.

Estas cifras se analizaron en la Asamblea Ciudadana por la Seguridad de Cuenca cumplida el último viernes a la que asistieron algunos dirigentes barriales como Wilson Coronel y Mario Coronado.

Y ambos coinciden en la necesidad de conformar un observatorio ciudadano de seguridad pero que no dependa de ninguna institución pública, para que concentre las estadísticas sobre delitos e infracciones que se dan en esta ciudad.

Para Coronel, líder barrial de San Pedro, de El Cebollar, este organismo debería estar integrado por al menos cinco representantes de barrios urbanos y cinco de los rurales, además de delegados de las universidades.

En esto concuerda Coronado, directivo barrial de la zona de Río Amarillo, pues cree que una de las tareas de las universidades es aportar con la comunidad para mejorar la seguridad y promover una convivencia pacífica.

“No hemos visto a las universidades pronunciarse sobre la inseguridad, a pesar de que tienen expertos en varias áreas relacionadas con la seguridad… Esperemos que en seguridad se vinculen más con la comunidad…”, señaló.

Ellos expondrán su iniciativa ante el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) en la provincia de Azuay. (CSM)-(I)

ASESORÍA TECNICA

Para Santiago Molina, asesor en prevención de riesgos, amenazas y seguridad, para la conformación de un observatorio de seguridad ciudadana es necesario primero una capacitación técnica.

“Creo que las universidades como un aporte a la ciudadanía podrían hacer una convocatoria a personas que deseen capacitarse sobre el manejo de cifras y estadísticas de seguridad…”, señaló.

A decir de Molina asimismo se requiere financiamiento para el observatorio y recomendó que se debe crear un fondo común por parte de todos los gobiernos seccionales del cantón.

No obstante advirtió que se tiene que evitar al máximo cualquier injerencia de autoridades e instituciones públicas.

DETALLE

El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) da asesoría para la creación de observatorios.