Actitudes racistas

192

Los prejuicios, entendidos como ideas, creencias, actitudes y formas de comportamiento socialmente aceptados, sin que existan fundamentos reales, han sido parte de la humanidad y los daños que han ocasionado han sido enormes. Los más generalizados han sido los de sexo que ha perjudicado a las mujeres y de raza a grupos dominados por sus condiciones biológicas accidentales. En Estados Unidos, la primera democracia contemporáneo, la discriminación a los negros ha tenido mucho peso. El único enfrentamiento armado de proporciones, la guerra civil, se debió al proceso de la eliminación de la esclavitud.
En nuestros días prácticamente no existen personas que, con argumentos pseudocientíficos como en el pasado defiendan el racismo. En el ordenamiento político, se ha generalizado, casi en todo el mundo, el sistema legal que, al hacer realidad la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, elimina formas de discriminación y limitación de derechos. Pero aún quedan personas que, carentes de toda evidencia y argumentación, mantienen actitudes racistas imaginando la superioridad de sus razas sobre otras. El racismo ha sido eliminado del ordenamiento jurídico, pero persiste en determinadas personas mediante actitudes negativas.
En Estados Unidos la lucha por la igualdad racial ha sido una tónica. La eliminación de la esclavitud acabó con esta institución, pero en algunos estados –sobre todo del sur- se mantuvieron normas secundarias discriminatorias, lo que logró eliminarse gracias aún movimiento pacífico en la segunda mitad del siglo pasado liderado por Martin Luther King. En hechos reales se consolidó al ser elegido para dos períodos consecutivos un presidente negro cuyo desempeño fue positivo. El actual mandatario, muestra su racismo mediante frecuentes actitudes y declaraciones, so pretexto de combatir la migración ilegal y, entre otras cosas, agredir verbalmente a mujeres no blancas, ciudadanas de ese país, que por elección integran la cámara de representantes.