Universidad – Comuna

Francisco Chérrez Tamayo

207

En medio de la vorágine de denuncias de corrupción contra funcionarios de la “década ganada”, y de  una descomposición social y económica que soporta el país, además de una inusitada crisis de valores, en la que se ve salpicada nuestra querida Universidad Estatal de Cuenca, al detectarse serias deficiencias en la toma del examen de ingreso a la facultad de medicina; también tenemos buenas noticias, como la que me dispensó una dilecta amiga al entregarme un ejemplar del libro “Universidad – Comuna” presentado en días pasados por la prestigiosa Universidad Politécnica Salesiana de nuestra Ciudad.  Entre otros temas relevantes y novedosos, este libro habla de que debemos ir más allá del criterio algo añejo de quiénes consideran la universidad y el bien común, como la obligación del Estado de garantizarnos la educación superior y el conocimiento como bienes públicos accesibles a todos, sin ninguna otra responsabilidad.  La Universidad Politécnica  Salesiana es una Universidad privada que se atreve a desarrollar su proyecto más allá de las lógicas del mercado y del estado. En esta investigación los autores hablan que la manera de relacionar ambas realidades: universidad y bien común, es concebir a la universidad  como una comuna conformada por universitarios comuneros; se trata de un nuevo propósito, de dar un giro,  un nuevo lugar desde el cuál nombrar y reconsiderar la organización de los roles de dar y recibir. Pensamos que  el proyecto central del libro, es poner a discusión y sacar conclusiones valederas sobre lo que implica  para la universidad el Ser y  Actuar, según los principios  y las lógicas económicas, sociales y políticas; lanzando al mismo tiempo el desafío de articular tres momentos de la vida cotidiana universitaria: el deseo, los derechos y la responsabilidad. En consecuencia este libro remite a la vida y en base a la capacidad, al trabajo y al empeño de los autores, trata de poner en práctica las implicaciones de ser universidad comuna, en los diferentes espacios de gestión universitaria. Bien por estas gratas noticias y esperamos que las otras universidades se hagan eco de este ejemplo, y puedan trabajar mancomunadamente en esta temática, que persigue el cambio y un bien común. (O)