Nada de planes

Nicanor Merchán Luco

168

En días pasados tuve la suerte de recibir la visita del Ingeniero Javier Crespo, es un ingeniero minero que viene trabajando ya por largos años en la empresa municipal ETAPA EP dedicado al cuidado de las cuencas hidrográficas, sobretodo en la del Tomebamba. La conversación que comenzó siendo tensa se convirtió en agradable. Me informó que ahora está dedicado al cuidado de los ríos de Cuenca, labor que es muy loable, necesaria e indispensable por decir lo menos. Me dio la impresión de que se ha especializado en el cuidado de las aguas hacia abajo, pero no en su lugar de origen, en los páramos, fuentes de agua.

El Ingeniero Crespo, a pesar de ser especialista en minas, dijo públicamente que está en contra de la minería en altura, que es un antiminero y que no está de acuerdo con las explotación en Loma Larga de Quimsacochas y en Río Blanco del Parque Nacional Cajas, por lo que “me volvió el alma al cuerpo”, me sentí muy contento escucharle esta afirmación y claro, como experto que es, él sabe que no existe la minería sustentable, que es muy difícil armonizar la protección ambiental conjuntamente con la exploración minera.

En la entrevista con el Ingeniero Crespo abordamos múltiples aspectos de su área asignada, pero en ninguna se refirió al plan de manejo del Parque Cajas ni de las áreas de Can Can, Quimsacochas y Chanlud. El plan de manejo es indispensable que lo desempolve, nosotros lo tenemos en nuestro celular. El plan aprobado marca los objetivos, indispensables para cuidarse de los biólogos sabios que quieren imponer sus criterios de talibán y escuchar a los biólogos sensatos que respetan dicho plan de manejo, que también los tiene la subgerencia de gestión ambiental. (O)