Alimentos que se venden en la calle son mal manipulados

Tras análisis, se encontraron microorganismos en las comidas que se venden en la vía pública.

734
gran parte de los pollos que se comercializan en la vía pública y en los mercados contienen la bacteria “salmonela”

En el 2017, un grupo de investigadores del departamento de Biociencias de la Universidad de Cuenca se planteó como objetivo averiguar si los alimentos que se venden, sobre todo en las calles de la ciudad, están contaminados. Para ello, el año pasado se recolectaron muestras de las principales comidas y bebidas que se comercializan en la vía pública.

Empanadas, chuzos, ceviches, encebollados, granizados, agua de sábila y mango fueron algunos de los productos que se escogieron para analizar microorganismos, metales pesados y nicotoxinas. Tras la investigación, se encontraron en gran parte de los alimentos de las calles− coliformes fecales, un grupo de bacterias que principalmente están en el intestino de los humanos y algunos animales.

Los microorganismos encontrados, que tienen su hábitat en las heces, a pesar de estar en los alimentos, no son patógenos, es decir: no producen enfermedad, según Johana Ortiz, una doctora que lidera la investigación que se realizó en Cuenca.

“Si bien no produce enfermedad, nos cuenta la mala manipulación que tienen los alimentos porque no se usan los instrumentos adecuados, no hay una buena higiene. La persona que prepara los alimentos debe modificar su manera de preparar”, dijo Ortiz.

En Quito y Guayaquil también se tomaron muestras, sin embargo, Cuenca es la ciudad que menos contaminación tiene en sus alimentos. La hipótesis que manejan los investigadores es que los niveles de contaminación son bajos por la calidad del agua.

Patógeno

Los pollos crudos y pelados que se venden en las calles de Cuenca también fueron analizados. En ellos sí se encontró una bacteria que enferma: la salmonela. No obstante, el pollo, al no ser un alimento que se come crudo, y que se somete a un proceso de cocción, la salmonela presente en el animal muerto desaparece.

Ante la problemática de contaminación, mientras se encontraba los microorganismos a la par se capacitó a varios vendedores ambulantes, con el fin de que manipulen mejor los alimentos a través la higiene.

“Ya sabemos cuál es el problema, pues ahora hay que eliminarlo. Es importante contar con una buena higiene. Es decir, lavarnos las manos, lavar los alimentos y cocinarlos bien. Eso es importante. Hay que cocinar los alimentos de manera correcta”, dijo Ortiz.

La información recogida también fue presentada en el seminario “Avances en Biociencias e Inocuidad Alimentaria en el Ecuador” para que las empresas, la academia y el Estado conozcan qué está sucediendo y qué acciones se deben tomar para evitar enfermedades.

Para este año, investigadores de Cuenca, Quito y Guayaquil idearán estrategias para buscar una mejor manipulación en los alimentos, no solo de los que se venden en las calles, sino en los que se preparan en los hogares. (AWM)-(I)

Recomendaciones de la OMS

Mantenga la limpieza

Lavarse las manos antes, durante y después de preparar los alimentos es importante. También es necesario lavarse las manos luego de salir del baño. Otra de las recomendaciones es desinfectar las áreas en donde se cocina (superficies y equipos).

Separe alimentos crudos y cocinados

Los alimentos cocinados suelen estar ya desinfectados por el simple acto de la cocción, sin embargo, si se los mezcla con los alimentos crudos, que tienen bacterias, se contaminan. También es importante separar los utensilios que se usan para los alimentos crudos y cocidos.

Cocine completamente

La correcta cocción mata casi a todos los microorganismos peligrosos. Estudios demuestran que cocinar todos los alimentos a 70 grados garantiza la inocuidad. El recalentamiento adecuado mata a las bacterias que se pueden haber desarrollado en la conservación.

Mantenga los alimentos a temperaturas seguras

Es importante no dejar alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de dos horas. Otro consejo importante es refrigerar lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecibles, de preferencia, bajo los 5 grados.

Use agua y materias primas seguras

El agua tratada es segura para lavar los alimentos, sobre todo los que se comen crudos, tales como las hortalizas y las frutas. Elegir alimentos procesados ayuda a la inocuidad. Por ejemplo, la utilización de leche pasteurizada.