La inseguridad obliga a amurallarse en las casas

952
Las cercas eléctricas y las alarmas en las viviendas son una opción por el miedo a la delincuencia. PSR

Un arquitecto, un distribuidor de sistemas de seguridad y un técnico en instalación de cercas eléctricas coinciden en que en los últimos tres meses en Cuenca la demanda de equipos y material para la seguridad de casas se ha incrementado.

Y precisamente esto concuerda con la percepción ciudadana de aumento de hechos delictivos en esta ciudad y en la provincia de Azuay, donde el robo a domicilios es el segundo delito de mayor incidencia.

Para Fausto Tenorio, profesional de la arquitectura, quien desde hace unos cinco años se dedica a la construcción y venta de inmuebles, “una de las primeras cosas que ven los clientes para comprar una casa es la seguridad…”, dice.

Agrega: “… preguntan que si tiene alarma, si tiene cerca eléctrica, cámaras e incluso me he encontrado con compradores que me dicen que si puedo poner sensores y hasta cerraduras digitales…”, cuenta.

Tenorio explica que colocar estos dispositivos cuesta entre 150 y 500 dólares, y se instalan en un día, lo que resulta sencillo. “Para asegurar la venta les digo a mis clientes que en un día les pongo todo y les cobro solo la mano de obra…”, afirma.

Pero hay algo que le preocupa a Tenorio: “veo que la gente comienza cada vez más a tener el concepto de que su casa es una especie de búnker y quieren vivir amurallados. Eso rompe la comunidad, vecindad, solidaridad…”, reflexiona.

Milton Montalvan es exinstructor de las Fuerzas Armadas (FF.AA) y ahora trabaja en una empresa de seguridad: JVR Seguridad. Explica que aproximadamente desde febrero las ventas y pedidos van en aumento.

Detalla que un sistema de seguridad: kit de cuatro cámaras, una memoria y un control remoto cuesta unos 110 dólares; una alarma con cuatro sensores unos 100; y una cerca eléctrica desde 80. Un foco que incluye una cámara vale 40.

También se puede conseguir un electrificador, un control a distancia, una batería, una sirena y cuatro letreros de peligro por 110 dólares. Hay monitoreo con personal armado desde 50 dólares por mes.

Rogelio Auquilla es técnico en electrónica y coincide con Tenorio y Montalván en que hay un incremento en la demanda del servicio de instalación de sistemas de seguridad. Cada semana instala unos cuatro de estos.

Un día de trabajo cuesta unos 30 dólares, asegura Auquilla, quien además cuenta que hay cada vez más competencia, pero desleal, en este campo, lo que perjudica a todos.

“Hay personas que trabajan en las construcciones que también ofrecen instalar la seguridad, pero no lo hacen de manera técnica y por eso falla, y luego los clientes creen que los sistemas de seguridad no funcionan…”, afirma. (CSM)-(I)

PEDIDO CIUDADANO

Moradores del barrio Luis Cordero, en la avenida Huayna Cápac y Calle Larga, ayer acudieron al Consejo de Seguridad Ciudadana de Cuenca (CSC), del Municipio de Cuenca, para pedir seguridad para este sector.

Vinicio Astudillo, presidente, explicó que es necesario la instalación de botones de emergencia y cámaras de videovigilancia, pues cuenta que el microtráfico de drogas “está invadiendo” esta zona céntrica de la ciudad de Cuenca.

“Lo que buscamos es poner un alto a esto porque creemos que aún estamos a tiempo, si nos quedamos con los brazos cruzados esto se nos va a salir de las manos a todos y luego nos vamos a lamentar cuando ya no haya solución…”, afirma.

DETALLE

Una delegación de los moradores del barrio Luis Cordero acudirá este viernes a la Asamblea por la Seguridad de Cuenca.