“Terminales” en la Remigio Crespo aparejan otros negocios

Al margen de la Terminal Terrestre, en la concurrida avenida cada vez son más las empresas que improvisan sus ofertas.

1514
Busetas Cuenca
La avenida Remigio Crespo, en “el tramo de las furgonetas”, muestra una fisonomía diferente con la oferta de una serie de negocios. ACR

Sigue creciendo el negocio privado del “servicio turístico de furgonetas” que moviliza a cientos de personas desde Cuenca hacia Quito, Guayaquil, Loja, Zamora, Machala, Tulcán y otros lugares del país, y viceversa.
Son empresas que, con el paso de los años, se han ido ubicando de modo progresivo a lo largo de la avenida Remigio Crespo, desde el redondel de El Arenal (feria libre) hasta la Unidad Nacional.
Ahí, prácticamente funciona una pequeña terminal terrestre.
Actualmente se registran 23 compañías de este tipo que tienen sus propias “terminales” en la Remigio Crespo. Pero su crecimiento es tal, que ya se extiende no solo hasta el redondel de Los Totems, sino hasta parte de la Unidad Nacional.
Pero este crecimiento de una rama del transporte no es aislado. Prácticamente ha ido modificando la fisonomía de aquella avenida, excepto por los dos parques que hay: Los Andes y Angostura. Se diría que ya no parece una zona estrictamente residencial, excepto en las calles transversales, en las que también proliferan los comercios.
Ya en mayo de 2018, con la inauguración del centro comercial Batán Shopping, el Grupo Ortiz confirmó la proyección comercial de este sector de Cuenca, luego de un estudio de mercado, ventas, expansión, y más.
Son visibles los “enganchadores”, jóvenes que llaman a posibles clientes para cada compañía; e igual de taxistas que tendrían “una comisión” por pasajero que lleven para embarcarse en esas empresas de transporte, que incluso ofrecen servicio de encomiendas.

Otros negocios

Tan fuerte es el impacto de la ubicación de las improvisadas “terminales terrestres”, que ha motivado la apertura de lugares de alojamiento. Propietarios de grandes viviendas han visto una oportunidad de negocio y han abierto dos hoteles y dos hostales con sus respectivos garages.
El movimiento de taxis también resulta aventajado en esta área, no solo en horario nocturno, sino a toda hora.
Posiblemente uno de los giros de negocios con más presencia es el gastronómico. Es usual ver un carrito móvil de morocho con pan, salchipapas, ceviches, empanadas o pitzza a un dólar, así como restaurantes medianos y grandes, estilo picantería, pollería, comida china, comida vegetariana, y más.
También hay cuatro ferreterías y locales de venta de baterías y aceites para autos; y tiendas de repuestos automotrices.
Y aunque únicos en todo este trayecto de la Remigio Crespo, hay un almacén de telas de una marca tradicional que ocupa un gran tramo. Así como tres almacenes de venta de pinturas para hogar y oficina.
Llaman la atención en un edificio esquinero promociones de servicios, como compañía de detectives privados, clases de danza del vientre, local de “tratamiento de alcohol y drogas solo para mujeres”, etcétera. (ACR)-(I)

Otros segmentos

A diferencia de otras avenidas, en cuyos parterres se instalan vendedores ambulantes, mendigos y desempleados, en es parte de la Remigio Crespo no es muy común.
Excepto por gente sin trabajo que a diario está junto al redondel de la feria libre; y, pasos más abajo, vendedores de limones, y en la calzada una que otra comerciante de hortalizas.
Es casi generalizado ver en los ventanales de varios edificios de esa avenida letreros de: consultorio odontológico, laboratorio dental, visión (lentes), medicina general, psicología, consultorio jurídico, ecografía…arriendo de oficinas, y más.
Peluquerías, gabinetes de belleza y, fundamentalmente, negocios de pintado y colocación de uñas acrílicas están en pleno auge; así como farmacias de corte popular y tres tiendas de abarrotes. (I)

DATO

Tres servicios de parqueo público se han instalado en el sector. Dos de ellos las 24 horas del día; y, también una Notaría.