Las casas flotantes del Ecuador

Tito Astudillo y A.

158

Hojeando el libro de José Manuel Castellanos Gil: “Historia gráfica de las casas flotantes del Ecuador”, texto y muestrario de planos, dibujos, grabados, pinturas y fotografías de autores ecuatorianos y de otros países también, sobre esta faceta de nuestra historia y cotidianidad costera y fluvial, con raíces prehispánicas que creció en la Colonia y de alguna manera aportó a nuestra integración regional en la vida republicana, en proceso de desvalorización y abandono ahora, uno no deja de maravillarse ante cada imagen y la cantidad de información que ofrecen.
Esta colección gráfica sustenta una investigación que plantea fundamentalmente, como apunta su autor, -recuperar y revalorizar un patrimonio cultural excepcional- para, de esta forma, -potenciar desde la cultura un desarrollo local sostenible-, esto es rescatar y poner en valor un componente cultural, que recoge toda una tradición comunicacional, de transporte, comercial y habitacional, que evolucionó a través del tiempo y las nuevas exigencias de progreso, adquiriendo características propias que lo hacían única o al menos diferente y especifica de las cuencas hidrográficas de nuestro litoral, como es el caso de las casas flotantes sobre el rio Babahoyo, que motivaron el presente estudio, investigación y propuesta.
Mirando cada imagen: paisajes del mar, de la Costa, del golfo de Guayaquil, de los esteros, ríos y malecones; de las balsas en sus diferentes modelos, tamaños y utilidades, canoas, lanchas y casas flotantes que responden a usos y costumbres, a modos de vivir y actuar y armonizar con la naturaleza, la memoria me devuelve imágenes de Durán y la Gabarra por donde llegábamos a Guayaquil y a José de la Cuadra y La Caracola y más, porque las balsas, casas flotantes y el transporte por los ríos del Litoral, persisten en el imaginario de los ecuatorianos. (O)