El Gobierno dice desconocer el origen de las filtraciones sobre Julian Assange

1179
Manifestantes han pedido la liberación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Archivo EFE.

Ecuador dijo desconocer el origen de las filtraciones sobre el fundador de Wikileaks, Julian Assange, mientras se encontraba asilado en su Embajada en Londres, aunque no descarta acciones contra las empresas que se encargaban de la seguridad.

Ecuador reitera desconocer el origen de la información sobre el señor Assange, aparentemente referida a su estancia como asilado en la Embajada en Londres, que ha sido difundida el 9 de julio a través de la prensa”, dice un comunicado difundido en esta capital por el Ministerio de Exteriores.

Y agrega que el Ministerio “ya hizo esta aclaración en mayo pasado, cuando se publicó por primera vez la noticia”.

El ministro se refería a las filtraciones de videos de seguridad publicadas en algunos medios internacionales, que indicarían que Assange fue espiado permanentemente durante el tiempo que se encontraba alojado en la Embajada en Londres.

Poco antes, en una entrevista con Efe en Roma, a donde acompaña en una visita oficial al presidente Lenín Moreno, el ministro de Exteriores, José Valencia, declaró que su país se reserva el derecho de responder, incluso por la vía legal, a las empresas de seguridad encargadas de la vigilancia de su Embajada.

Valencia señaló que “hubo dos empresas contratadas y Ecuador suscribió acuerdos de reserva con ellas. Al suscribir este acuerdo de privacidad claramente se indicaba que sus datos no podían ser entregados a terceros porque incumbían única y exclusivamente a esos servicios de seguridad”.

“Si esos contratos han sido quebrados y no se han cumplido las garantías de privacidad, el Estado ecuatoriano se reserva el derecho a requerirles legalmente, si fuera necesario, las debidas explicaciones”, subrayó.

El fundador de Wikileaks estuvo refugiado siete años en la Embajada de Ecuador, desde 2012 hasta el pasado abril, cuando el Gobierno del presidente Moreno decidió retirarle el asilo concedido por su predecesor, Rafael Correa.

“Eran empresas que suministraban seguridad a la Embajada de Ecuador, y como tal las cámaras de seguridad no tenían como propósito más que brindar seguridad al entorno total. Se grababa a todas las personas que estaban en la Embajada, no solo al señor Assange”, añadió el ministro.

Una de las empresas es la española Undercover Global S.L., cuyos videos y audios son lo que se han publicado en medios internacionales.

En su comunicado de este miércoles, el Ministerio precisa que “ante cualquier eventualidad, en mayo de 2019, el Estado ecuatoriano dirigió cartas a las compañías que prestaron (los) servicios de seguridad (..) para recordarles el compromiso de confidencialidad que tienen con respecto a los servicios cumplidos y la responsabilidad legal conexa de vulnerarse dicho compromiso”.

“Sin que corresponda pronunciarse sobre información cuyo origen o conformidad con la ley no han sido establecidos, el Ministerio debe recordar que el robo de datos o su ‘hackeo’ del internet son hechos prohibidos por la ley ecuatoriana y por tratados internacionales”, concluye la nota de prensa. EFE

elb/dsc