Tres puentes nuevos para liberar el tráfico

Los proyectos están listos, solo falta que el Municipio disponga iniciar su construcción.

13623
Esta es la maqueta virtual del puente que unirá la calle Carmela Malo con la Isauro Rodríguez, en el sector de Misicata. Cortesía

Descongestionar el tránsito en zonas conflictivas de la urbe, es el objetivo de los tres puentes nuevos que prevé construir la Municipalidad.
Los estudios están listos desde noviembre del 2018, solo habría que iniciar su construcción, sin embargo, depende de la planificación de la corporación municipal, explica Gabriela Guazhima, técnica de Tránsito de la Dirección de Gestión de Movilidad (DGM).
El primer puente se construirá en el sector de Misicata y conectará la calle Carmela Malo con la Isauro Rodríguez.
Tendrá 35 metros (m) de luz (longitud) y será de cuatro carriles, dos de ida y dos de vuelta.
De los tres puentes, este es el prioritario porque absorberá mucho tráfico de las personas que vienen de Guayaquil o de Baños, pues al ser paralelo a la avenida De Las Américas, descongestionará la misma y el redondel que está en la avenida Primero de Mayo, detalla Tania Cabrera, técnica de Transporte de la DGM.
El segundo puente estará junto a la Universidad del Azuay (UDA) y conectará la calle Los Canarios con la Francisco Estrella.
Este será el más grande de los tres, con una longitud de 70 m, un arco metálico y cuatro carriles, dos por sentido.
La obra descongestionará el tráfico que hay en el redondel de la avenida 24 de Mayo con la calle Francisco Moscoso (redondel de la UDA). “El puente que existe en este sitio está en una zona de falla geológica y ha estado siempre sujeto a mantenimiento…”, dice Cabrera, así que el puente nuevo acogería el tráfico en caso de que el otro ya deje de funcionar.
El tercer puente se ubicará en el Parque Industrial y unirá la calle Paseo Río Machángara y que termina en la orilla del río Machángara, con la avenida Los Migrantes. Tendrá 35 m de largo y dos carriles, uno para ida y otro para vuelta.
Este servirá para aliviar el tráfico del puente actual que lleva a la subida de Ricaurte y ayudará a evitar que los vehículos que vienen desde Ricaurte atraviesen el Parque Industrial por el peligro que genera la zona, debido al tipo de automóviles que criculan ahí.
Julio Pineda, conductor, opina que el problema del tránsito no se solucionará solo con puentes. Sobre todo en la avenida De Las Américas, la cantidad de semáforos afecta la movilidad.
El ciudadano considera que si bien los pasos deprimidos o los puentes pueden ayudar en algo, se debe buscar otras alternativas.
Para Karen Rodas, estudiante universitaria, el problema del tránsito en Cuenca es que existen muchos vehículos. “Todos quieren usar el vehículo para ir a cualquier parte”.
Comenta que se debe concienciar a las personas y planificar nuevas rutas o vías. (PVI)-(I)

Infraestructura que conecta

Los puentes ayudarán a reducir el flujo vehicular en las zonas en donde se construirán, por ejemplo el puente de Misicata ayudará a a acceder al sector de la EMOV EP como a El Arenal. “En días de feria, la avenida De Las Américas se congestiona, así que será una vía de paso…”, menciona Tania Cabrera, técnica de Transporte de la DGM.
Su compañera, Gabriela Guazhima, agrega que hay más proyectos en los que trabaja la DGM, como los nuevos pasos deprimidos en la avenida De Las Américas.
Los puentes no solucionarán todo el tráfico de la urbe, pero uno de los inconvenientes son los ríos que atraviesan la ciudad y por esto se necesita de infraestructura que permita la conectividad.
Añade que la DGM siempre levanta información y actualiza los datos del tránsito para plantear soluciones. (I)