Distractores más comunes en la conducción

1493

Los elementos distractores (celular, pantallas de video, comida, entre otros) continúan siendo la principal causa de siniestros de tránsito en Ecuador. Según las cifras oficiales de la Agencia Nacional de Tránsito, entre enero y abril de 2019, el 24,4% de los 7.904 accidentes registrados fueron ocasionados justamente por conducir desatento. ¿Cuáles son las distracciones más comunes en el transporte pesado y cómo evitarlas? Teojama Comercial comparte información importante al respecto, con el fin de contribuir a una cultura vial segura.

“Conducir requiere del cien por ciento de concentración para garantizar la seguridad de los ocupantes, más aún si se trata de transporte de pasajeros. Es así que todo conductor debe mantener un nivel adecuado de atención, y evitar el uso de todo aquello que la reduzca, tanto dentro como fuera del vehículo”, señaló Geovanni Proaño, Gerente Nacional de Servicio de Teojama Comercial.

Sobre la conducción consciente:

Independientemente de las habilidades que pueda desarrollar un conductor, un aspecto clave para la seguridad vial es la conducción en tres niveles: manual, visual y cognitiva; sin distraerse en nada más que desvíe la atención. Esto implica:

● Mantener la vista concentrada en la vía, así como en puntos claves como los espejos retrovisores.
● Atención y respeto a las leyes, señales de tránsito, límites, peatones y otros conductores.
● Mantenerse tranquilo y tener paciencia. Esto es importante para enfrentar las dificultades del camino, como tránsito, conductores imprudentes, entre otras. Así también para mantener la distancia correcta.
● Coordinación y organización de toda la información que dispone mientras conduce, es decir, tener conocimiento de la ruta, evitar situaciones de riesgo como no guardar la distancia o rebasar por el lado equivocado, no exceder la velocidad, entre otros. De igual modo colocar las dos manos sobre el volante.

Sobre los principales distractores en la conducción:

● Uso del celular: Las estadísticas indican que hablar o chatear mientras se conduce aumenta de tres a cuatro veces el riesgo de accidentabilidad. Este dispositivo desvía la atención a nivel manual, ya que el conductor quita las manos del volante; a nivel auditivo, reduciendo la capacidad de reacción durante el camino; y, también la cognitiva, ya que desconcentra al conductor. “Es preciso señalar que el Código Orgánico Integral Penal sanciona a los conductores que utilicen el celular, con el 10% del salario básico unificado y reducción de tres puntos en la licencia, conforme señala el artículo 391”, acotó Geovanni Proaño.

● Comer o beber mientras se conduce: Cuando el conductor decide consumir alimentos, inevitablemente una de sus manos se mantendrá ocupada. Esto puede dificultar las maniobras y puede reducir la capacidad de reacción antes cualquier imprevisto del camino. Lo ideal es que las dos manos estén sobre el volante.

● Buscar objetos: Sucede cuando el conductor centra su atención en encontrar algún objeto guardado o caído. Esta acción aleja la atención visual en la carretera y ocupa una de las manos, dejando el volante sin las dos. Lo más recomendable es que un tercero se encargue de buscar el objeto o parar un momento el vehículo.

● Compañía en el vehículo: A pesar de que esto es normal, el acompañante debe evitar distraer al conductor, en tanto no desvíe la vista de la carretera. Así como no generar ruido o conversaciones que dificulten dicha maniobra.

● Manejar bebiendo o fumando: En Ecuador es una de las principales causas de siniestros. El alcohol afecta la atención del conductor, así como su eficacia en la maniobrabilidad, reacción, y visualización. Además, puede quedarse dormido al volante. Mientras un conductor bebe o fuma, inevitablemente usa una de sus manos para esta acción.

● Monitorear el GPS sin anticipación: A pesar de que es una herramienta útil, si no se planifica la ruta con anticipación, antes de arrancar el vehículo, puede reducir en un alto porcentaje la atención del conductor. Lo recomendable es arrancar la aplicación antes de poner en marcha la unidad.