La tasa solidaria

2194

Una de las ofertas de campaña del Prefecto del Azuay, fue la eliminación de la Tasa Solidaria, contribución ciudadana destinada en principio a mejorar la vialidad interna de la provincia. En su programa de acción constaban otros puntos importantes, pero el de la eliminación de la Tasa, fue factor destacado en la decisión del voto para muchos electores. Desde esos días de la campaña surgió ya la preocupación de algunas juntas parroquiales sobre el hecho de que si se suprimía esa Tasa, desaparecía una importante fuente de recursos para mantener, por lo menos transitables, las vías de una de las provincias más mal tratadas por los poderes centrales.
La Tasa Soldaría fue creada por el Gobierno Provincial del Azuay en el año 2007 y ha tenido algunas reformas. En la creación de esta Tasa, se señaló que “es el pago que realizan los propietarios de los vehículos como aporte y compensación hacia las zonas rurales de la Provincia para el mantenimiento vial rural. Su recaudación permite disponer de recursos económicos, que canalizados hacia los Gobiernos Autónomos Descentralizados Parroquiales Rurales, fortalecen los procesos de descentralización existentes y contribuye a la consolidación del nivel de gobierno parroquial rural”.
Desde diferentes sectores de la ciudadanía se han expresado criterios diferentes sobre esta Tasa y hoy es importante que ese debate se haga público pues involucra no solamente al Gobierno Provincial, sino a la ciudadanía que es la que paga esos valores y la que en parte se beneficia de su aplicación. Hay puntos que deben ser difundidos. El primero es un informe claro de los valores recaudados en estos años. En segundo lugar los valores invertidos en obras y un detalle de las mismas. Con esos datos auditados, se podrá llegar a una decisión acertada. Y, el tema de fondo, olvidado en estos últimos años, será siempre saber exigir con altura, pero con firmeza, a los poderes centrales.