Conmoción a causa de crimen perpetrado durante aparente robo

El ahora fallecido había dado trabajo a tres extranjeros en su tapicería, en Totoracocha.

3597
La Policía Nacional efectuó el levantamiento de un cadáver encontrado en un inmueble localizado en Totoracocha.

Un crimen que aparentemente fue cometido por robo ha provocado conmoción en Cuenca. Y es que el pasado miércoles, alrededor de las 18:00, José Nicolás Pizarro Quituisaca, de 50 años, fue encontrado sin vida en el departamento de un tercer piso de un inmueble ubicado entre las calles Buerán y Sara Urco, en Totoracocha.

El cadáver, que estaba sobre un colchón, tenía ataduras en los pies y las manos, además presentaba indicios de golpes.

De acuerdo con las primeras investigaciones de la Policía Nacional, el ahora fallecido había dado trabajo a tres extranjeros de nacionalidad venezolana, en su tapicería ubicada a dos cuadras de donde se suscitó el asesinato, así como también la víctima los había alojado en su domicilio.

Ahora se desconoce el paradero de los extranjeros y son buscados como principales sospechosos del hecho delictivo.

Según la averiguaciones, José Nicolás Pizarro arrendaba hace un mes el departamento donde murió.

La escena del crimen fue inspeccionada por personal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) y otras unidades policiales de investigación en coordinación con un fiscal.

La hipótesis manejada por la Fiscalía es que el crimen fue cometido por robo. Vecinos que conocían al hoy fallecido relataron que él planeaba comprar un vehículo por lo que presumen que tenía dinero.

La noche del hallazgo, algunos vecinos acudieron a las afueras del inmueble que estaba resguardado por la Policía y expresaron su preocupación, una de las frases pronunciadas fue: «Ya no se puede confiar en nadie». (KOQ)-(I)

Casos en investigación

Dos crímenes que de igual manera son investigados por la Policía y Fiscalía sucedieron el 19 y 25 de junio pasados. Estos casos son el asesinato del médico Robert Celorrio, de 50 años, de nacionalidad cubana, quien radicaba al menos diez años en Cuenca y laboraba en el hospital del IESS.

El hallazgo del cadáver se produjo en la vía a la parroquia Chiquintad, sector San Andrés. El cuerpo -envuelto en una sábana- había sido abandonado entre unos matorrales a poca distancia de la vía pública.

También el femicidio de Johanna Maribel Heras Cedillo, de 23 años. El cadáver de la víctima, que presentaba 13 puñaladas, fue encontrado en la habitación de una vivienda rentera, ubicada entre las calles Hermano Miguel y Pío Bravo, pleno Centro Histórico. (I)