Acción de protección para evitar la minería ilegal en Ponce Enríquez

La Defensoría del Pueblo consideró la decisión del juez como positiva para evitar contaminación en el cantón azuayo

1160
Las autoridades constataron que en tres sectores se extraía material rocoso con minerales de manera ilegal.

Hasta el lunes, la Defensoría del Pueblo espera contar con la resolución escrita por un juez, con la cual se prohíbe cualquier acto de minería en tres sectores del cantón Ponce Enríquez: Ximena, Guanache y Rosana, en donde, hasta hace poco, se extraía el material pétreo de manera ilegal.

A finales del 2018, 120 moradores de Ponce Enríquez se acercaron hasta la Defensoría del Pueblo

ubicado en Cuenca para denunciar que tres campamentos mineros, mientras trabajan con máquinas, estaban contaminando el cantón, sobre todo el río Guanache.

Luego de la denuncia, la coordinación general de la zona 6 de la Defensoría del Pueblo inició con una investigación: los funcionarios visitaron los campamentos y constataron que varias personas trabajan sin permiso para cavar y obtener el material rocoso con minerales. Además visitaron el río Guanache, en donde se verificó que este había sido contaminado y había provocado que algunos habitantes, al tocar el agua, presenten ronchas en la piel.

“Las actividades se realizaban en la cabecera minera. A cinco minutos, del centro del cantón, se encontraban estas concesiones. Y esto está prohibido. Se constató con un juez que en los campamentos estaban trabajando sin permisos”, explicó a diario El Mercurio Verónica Aguirre, coordinadora general de la zona 6 de la Defensoría del Pueblo.

Las instituciones de control conocían los campamentos, por lo que habían sido ya clausurados, sin embargo, no respetaban el veto. Por esa razón los habitantes afectados decidieron denunciarlos el año pasado. Y tras varios meses de investigación y la presentación de demandas, el pasado jueves, el juez dio paso a la acción de protección pedida por la Defensoría del Pueblo.

Para Aguirre, haber obtenido la acción de protección fue importante porque con ello se garantizará la salud de los habitantes de Ponce Enríquez y el cuidado del medio ambiente. Ahora, con la resolución escrita, la Defensoría del Pueblo pedirá al Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables y a las entes competentes que “extingan” a los campamentos ilegales en Ximena, Guanache y Rosana. (AWM)-(I)