Como que no cuadra…

Mario Jaramillo Paredes

484

Hay varias cosas que no cuadran en torno al tema de lo que se ha dado en llamar matrimonio igualitario, eufemismo del matrimonio entre dos personas del mismo sexo.
Cuando la actual Corte Constitucional fue conformada, se dijo que recibía como herencia de la anterior – la que era juguete de Correa – alrededor de catorce mil causas pendientes.Mucha gente se pregunta hoy, si frente a ese abultado número de causas represadas- entre las cuales hay muchas de gran interés- era una prioridad nacional el matrimonio igualitario. Magistrados ilustres como son las mayoría, tendrán una razón de peso para explicar esta priorización, porque de lo contrario no cuadra la decisión que- ya dicen algunos- interesaba a jueces constitucionales que antes litigaron a favor de ese tema.
No cuadra el repentino interés que se ha despertado en amplios grupos que siempre defendieron la unión libre y dijeron que el matrimonio era un convencionalismo vacío y un prejuicio burgués. Muchos de los opuesto al matrimonio ,hoy piden que los curas se casen y luchan por el matrimonio igualitario.
No cuadra que en el siglo XXI hayan resucitado- con éste motivo- los anticlericales del siglo XVIII, dinosaurios que olvidan que no se trata de matrimonio religioso, sino civil. Finalmente no cuadra que en la euforia de celebrar la decisión de la Corte se haya dicho que no se trata sino de un primer paso y que ahora van por los niños trans. No cuadra si el matrimonio fue el objetivo o solamente un pretexto después del cual -como decía el correísmo- van por más. (O)