Cubrir necesidades es objetivo al crear “app”

Facilidad de acceso a información es la causa para que estas herramientas sean populares.

329
PrimeDoctor es una aplicación que permite a un paciente escoger las características de un médico antes de agendar una cita. PVI

Solicitar taxis, pedir comida, conocer los lugares turísticos, son algunos de los servicios que ahora ofrecen las aplicaciones (app) móviles.
En el caso de Cuenca, la Municipalidad ha creado varios aplicativos.
Entre esto está “Huella Cuenca” que sirve para medir la huella de carbono, “Consultas Móviles Cuenca” que se usa para revisar los trámites municipales, “Visit Cuenca” que contiene información de hoteles, restaurantes, museos y un guía turístico interactivo, entre otros.
A esto se suman las aplicaciones de empresas municipales como la EMAC EP, ETAPA EP, EMOV EP y de instituciones nacionales como ARCSA con su aplicativo “Arcsa Móvil” para realizar denuncias de productos sin registro sanitario, sin contar con las miles de aplicaciones que ya existen en Internet.
Tantas herramientas en el “mercado” dan la idea de una posible saturación, aunque esto no es así, según Jaime Veintimilla, docente titular de la Escuela de Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Cuenca.
A decir del catedrático, la tendencia es ir al aumento de aplicativos, tratar de automatizar todo y proveer al usuario de un acceso más sencillo a servicios las 24 horas del día, los siete días de la semana, es decir, todo el año. “La idea es siempre estar conectado”.
Desde el punto de vista de la academia, las “app” tienen dos partes importantes. La primera es el uso y facilidad que dan al usuario para acceder más rápido a dispositivos como teléfonos, relojes o tabletas porque toda la información está disponible ahí.
La segunda tiene que ver con la investigación, pues al utilizar dispositivos móviles las personas generan información que puede servir para la investigación.
Por ejemplo, una aplicación para un ciclista puede registrar la distancia de su recorrido, la temperatura, cuantas calorías quema, los latidos de su corazón y otros datos. “Esto puede servir para predecir o analizar situaciones que afecten su vida o mejoren su rendimiento…”, señaló.
Así que el número de aplicaciones dependerá de las necesidades de los ciudadanos.
Para Pedro Peralta, Dircom y especialista en marketing digital, el fenómeno de las “app” no es sorpresa y mencionó que para finales de este año habrá más herramientas de este tipo, principalmente por la tendencia del marketing móvil, ya que las empresas y las marcas buscan estar presentes en los dispositivos móviles de los públicos o potenciales clientes.
El profesional contó que actualmente hay más personas con teléfonos celulares inteligentes que acceden más veces a Internet a través de sus dispositivos móviles que de sus computadoras portátiles o de escritorio. (PVI)-(I)

Mantener al usuario

El principal problema que tienen los usuarios con las aplicaciones es la falta de espacio en sus teléfonos celulares, ya que vuelven lento al equipo, por ejemplo. Una persona se descarga generalmente por lo novedoso de la misma o porque otro usuario le recomienda, detalló Pedro Peralta, Dircom.
Pero el desafío real que tienen los creadores de “app” es tener enganchado al usuario, para que no la usen solo por un par de días o semanas y luego se olviden y la desinstalen.
“El reto está en darle una utilidad al ciento por ciento y que se actualice constantemente y siempre sea atractiva para el usuario…”, dijo Peralta. (PVI)-I